Top películas que todo psicólogo debe ver

Top películas que todo psicólogo debe ver

La psicología también tiene su lugar en el séptimo arte. Desde luego, prácticamente cualquier película puede ofrecer una lectura psicológica de sus personajes o de la manera de pensar de quien la ha dirigido. De hecho, no solo la gran pantalla nos ofrece tramas con alto contenido psicológico, sino que las series de TV también lo están consiguiendo.

A continuación se presenta un pequeño listado de las películas que todos profesional en el área de la salud mental, así como cualquier estudiante de psicología, debe ver ya que les será muy útil para su formación:

Memento (2000)

Combina una ejemplificación perfecta de lo que es la amnesia anterógrada (un trastorno en el que no se forman nuevos recuerdos) con una manera de narrar que nos hace comprender mejor este tipo de trastorno. La película está compuestas por dos tipos de escenas, unas en blanco y negro y otras en color, que se suceden hacia adelante y hacia atrás en el tiempo para dejarnos en todo momento con la sensación confusa de que nos falta algo para entender lo que está pasando. La película también nos hace preguntarnos dónde queda la propia identidad cuando la memoria no está ahí para conectar todas las experiencias que vivimos.

Funny Games (1997)

Una familia de veraneantes es secuestrado en su propia casa por una pareja de hombres que van vestidos como jugadores de golf. A partir de esa premisa, el director austriaco Michael Haneke dedica más de una hora a mostrarnos lo que ocurre cuando la psicopatía se combina con altas dosis de mala fe y ánimos por eliminar al prójimo.

El corte realista de la película se combina con un componente de metaficción en las que el espectador es interpelado directamente por lo que está viendo, lo cual no ayuda a hacer más liviana la película. También hay ocasiones en las que se hace referencia al hecho de que todo lo que ocurre forma parte de una película en la que prima la voluntad de la pareja de golfistas, lo cual refuerza la sensación de que lo tienen todo bajo control y que detrás de su aparente impulsividad hay un marco de racionalidad perversa. Película no recomendable para estómagos sensibles.

El experimento (2001)

Un listado con películas sobre psicología no puede excluir la vertiente social de nuestro comportamiento. El experimento es una película basada en el experimento de la cárcel de Stanford, que se realizó en año 1971 bajo la batuta del psicólogo Philip Zimbardo.

En él, varias personas son asignadas de manera aleatoria a dos categorías: guardianes de una cárcel ficticia y presos de la misma. Durante este experimento, que terminó de manera precipitada al escapar del control de los experimentadores, se pudo ver hasta qué punto los elementos sociales tan superficiales como la pertenencia a un grupo puede hacer cambiar totalmente la moralidad de las personas.

La naranja mecánica (1971)

Uno de los grandes clásicos de Stanley Kubrick, basado en una novela del mismo nombre. El protagonista está acostumbrado a una vida de violencia y descontrol a causa de un probable trastorno antisocial de la personalidad. Cuando es encarcelado, un grupo de técnicos decide probar con él un método para suprimir los impulsos violentos mediante una buena dosis de psicología conductista.

La película habla sobre la creencia en pequeños resortes invisibles que activan patrones determinados de conducta al margen de la voluntad de la persona. Esta distopía futurista es considerada por muchas personas como la reina de las películas sobre psicología al centrarse tanto en los mecanismos psicológicos como en una discusión sobre le existencia de estos y del papel de la psiquiatría moderna.

Yo soy Sam (2001)

La historia de un hombre con discapacidad mental interpretado por Sean Penn que lucha por todos los medios p

or mantener la custodia de su hija. Para ello cuenta con la ayuda de una abogada (Michelle Pfeiffer) que poco a poco irá viendo en su cliente un ejemplo de dignidad y determinación. Esta película habla sobre la fuerza de voluntad y la motivación que lleva a una persona a romper los límites que creía que la limitaban.