Rugrats, una caricatura adelantada a sus tiempos

Rugrats, una caricatura adelantada a sus tiempos

Como recordarás, en 1991 se estrenó en Nickelodeon una serie infantil llamada “Rugrats” o “Aventuras en pañales”, donde se mostraban las aventuras de unos bebés y su forma de descubrir el mundo.

El éxito de la serie logró que se prolongara su emisión hasta el 2004, con diferentes temporadas y películas, incluso hubo una segunda parte donde podemos ver a los protagonistas como adolescentes.

Lo increíble de esta caricatura es que está llena de mensajes positivos: amistad y amor a la familia. Tommy, Carlitos, Phil y Lilly y hasta Angélica Pickles se convirtieron en nuestros personajes favoritos por su  gran imaginación y ocurrencias en el jardín de la casa.

Sin embargo, quizá en aquel momento  no nos dimos cuenta de aquellos mensajes feministas y socialmente conscientes que llegó a transmitir. Cuando éramos niños realmente no nos interesaban los papás de los bebés, ya que eran aburridos y siempre estaban cansados o trabajando. Pero si les prestamos atención ahora, nos damos cuenta de lo empoderadas que estaban las mamás de los Rugrats.

Betty, madre de Phil y Lil, era una feminista amante de los deportes, siempre mostró que era una mujer fuerte, capaz de hacerse cargo de todo en la casa y seguir entrenando. Mientras que su esposo Howard, es presentado como un hombre que hace labores domésticas, que cocina y se encarga de cambiarle los pañales a sus hijos.

Charlotte, madre de Angelica, era adicta al trabajo y siempre tenía el celular en mano, pero mientras parecía que era una loca que siempre gritaba, en realidad estaba muy comprometida con su rol de jefa. Además de que su misión principal era educar a Angélica como una mujer líder y poderosa.

Didi, madre de Tommy y Dil, ponía en alto el rol de ama de casa y que además hacía que su esposo también cumpliera con sus deberes. También trabajaba medio tiempo como maestra y era quien constantemente daba importantes lecciones a todos.

Lucy Carmichael, madre de Susie, una doctora graduada de Harvard con un importante puesto en el hospital y que además ha educado a su hija como una líder.

Y también en la caricatura podemos encontrar que, mientras que la mayoría de los personajes tenía una familia compuesta por mamá, papá y hermanos, hubo uno que salió del estereotipo: Carlitos. Este pequeño pelirrojo vivía solo con su papá pues en un capítulo se reveló que su madre habría m

uerto repentinamente, así que su padre se encargó de él desde ese momento y aunque tenía algunas citas, al final prefería quedarse solo con su hijo. Cuando conoció a Kira, durante un viaje a París, la historia de Carlitos cambió pues consiguió una mamá y una hermana adoptivas.

Sin duda alguna, una caricatura que dejó muchas enseñanzas para la época a la que perteneció y que aún en nuestros tiempos recordamos con mucho cariño.