Reseña “Soul”, una película para reflexionar sobre la vida y el sginificado de la pizza en ella

Reseña “Soul”, una película para reflexionar sobre la vida y el sginificado de la pizza en ella

El 25 de diciembre se estrenó la película “Soul”, en exclusiva para los usuarios de Disney+ y si bien es un filme animado, por su contenido y profundidad es más una cinta de reflexión e introspección para adultos.

La película nos relata la vida de Joe Gardner, un hombre apasionado por el jazz que tras sufrir un accidente en las calles de Nueva York, vive un proceso donde su alma es aparentemente separada fuera de su cuerpo y transportada a un lugar donde nosotros mismos nos preguntaríamos si es ahí donde van las almas mientras el cuerpo humano se encuentra en estado inconsciente. El alma de Joe debe encontrar el camino de regreso a su cuerpo en vida con la ayuda de un alma infantil llamada “22”, esta particular alma se niega a vivir en la Tierra pero, Joe le muestra algunas de las maravillas de la vida y termina aprendiendo mucho de ella.

Sin duda Soul nos deja un gran mensaje para cambiar la manera de ver las cosas en la vida, profundizando en un análisis de la razón de vivir, ¿qué estoy haciendo con mi vida?, ¿tomé las mejores decisiones?, algo me falta, pero, ¿cómo saber qué es?. Dudas que a todos nos golpean en algún momento de la vida. Otra enseñanza es el problema que tienen que enfrentar los protagonistas sobre entender el significado de la “chispa”, que vendría siendo lo que nos mueve o apasiona en la vida. Joe piensa que la suya es el amor por el Jazz, pero se equivoca pensando que “22” encontrará la pasión por la vida tocando un instrumento, aprendiendo a bailar salsa o pintando sobre un lienzo, sin embargo, más tarde se dan cuenta que, la chispa no es una actividad, ni un objeto vital, ni una expresión artística, sino el amor a la vida, sentir el viento en

la cara y como el pulso se acelera por experimentar el cosquilleo del amor o el sabor increíble de un trozo de pizza, esa chispa no es sólo algo que “22” tiene que entender sino que también algo que muchos olvidamos a menudo absorbidos por el trabajo obsesionados con alcanzar metas que confundimos con la felicidad.

Esta gran película nos deja finalmente la reflexión de que nos hemos convertido en una sociedad que valora más el destino que el camino, donde parece que todos debemos estar destinados hacia un gran propósito, pero la realidad es que vivir no es suficiente sin sentirnos felices y plenos.