Reseña “Los recuerdos del porvenir”, un clásico de Elena Garro

Reseña “Los recuerdos del porvenir”, un clásico de Elena Garro

“Aquí estoy, sentado sobre esta piedra aparente. Sólo mi memoria sabe lo que encierra. La veo y me recuerdo, y como el agua va al agua, así yo, melancólico, vengo a encontrarme en su imagen cubierta por el polvo, rodeada por las hierbas, encerrada en sí misma y condenada a la memoria y a su variado espejo. La veo, me veo y me transfiguro en multitud de colores y de tiempos. Estoy y estuve en muchos ojos. Yo sólo soy memoria y la memoria que de mí se tenga. (Los recuerdos del porvenir, 1963)”.

Elena Garro (1916-1998) es, sin duda, una de las grandes escritoras mexicanas. Su primera novela Los recuerdos del porvenir, es “una de las creaciones más perfectas de la literatura hispanoamericana contemporánea”. Tan bien recibida por la crítica, esta novela ganó el Premio Xavier Villaurrutia el mismo año de su aparición. En una carta, Elena Garro escribe que esta novela se remonta a 1953, cuando se encontraba enferma “y después de un estruendoso tratamiento de cortisona escribí Los recuerdos del porvenir como un homenaje a Iguala, a mi infancia y aquellos personajes a los que admiré tanto y a los que tantas jugarretas hice.”

En Los recuerdos del porvenir, Elena Garro recrea la vida de Ixtepec, un pueblo del sur, contada por él mismo. A lo largo de sus páginas el pueblo va mostrando la impresionante serie de acontecimientos que lo afligen, a los personajes que lo habitaron en otro tiempo, bajo un ambiente fantasmal, y su realidad desdibujada, durante uno de los movimientos más complejos y menos comprendidos de México: la revolución cristera. 

A la voz de Ixtepec se suman las de los habitantes del pueblo para contar su desencanto con el orden impuesto después de la Revolución mexicana y

su desgracia por la Guerra Cristera. Las historias del general Francisco Rosas, de las familias pudientes del pueblo, de Isabel, Juan y Nicolás Moncada, de la beata Dorotea, del forastero Felipe Hurtado, de la enigmática Julia o de Juan Cariño dan cuenta del destino trágico de un pueblo que ha renunciado a la ilusión.

La obra, considerada por muchos dentro de la corriente del realismo mágico, sustenta la fuerza de la narración en recursos poéticos, que lejos de confundir potencian la trama. Así, la novela nos muestra un complejo entramado de planos narrativos entretejidos por la voz pétrea y sombría de Ixtepec. Los recuerdos del porvenir es una novela que sin duda todos deberíamos leer, pues es una obra imprescindible de la literatura mexicana.