Reseña “Indio borrado” de Luis Felipe Lomelí

Reseña “Indio borrado” de Luis Felipe Lomelí

El paso de la infancia a la adultez no es la misma si se vive en medio de la marginación. En el caso de El Güero, éste debe convertirse en hombre y conseguir un empleo para ayudar a su familia, principalmente porque lo ayudará a preparar su camino para enfrentar a un fantasma que desde hace años los violenta: su padre.

El Güero, protagonista de esta historia, es un adolescente de un barrio pobre de Monterrey. En la colonia Revolución proletaria se vive un ambiente de continua violencia y drogas. Las pandillas son parte importante del lugar, en el caso del protagonista, éste forma parte de los Rats. Orgulloso de su primer salario como ayudante de albañil, ayudará a su mamá y a su hermana con los gastos de la casa, al mismo tiempo que irá ganándose un lugar como el hombre de la familia, ante la ausencia de su padre, quien sólo regresa a casa para abusar y golpear.

El Güero tiene muy claro que para ganarse la vida y ser alguien grande deberá enfrentarse a gigantes, y aceptar las consecuencias de sus acciones. Siendo un joven astuto está seguro de querer descubrir cuál

es su lugar en el mundo. El Güero es uno de esos olvidados de la historia de nuestro país, donde la marginación corroe y borra a las personas, invisibles para el mundo, así como los fantasmas que incitan a El Güero a matar: “Matamos al blasfemo y al sápatra, al bruto, al adorador de estulticia y de otros dioses”.

Indio borrado es sin duda una lectura fuerte, pues se narran escenas que no están alejadas de la violencia que cada día se vive en nuestro país, y nos muestra la otra cara de la moneda.