Recomendación: Kubo y la busqueda del samurai

Una obra maestra del stop motion

Nominada al Oscar como mejor película animada en 2017, esta joya ignorada de la animación Stop Motion cobra vida nuevamente a través del servicio de stremaning en Netflix para que pueda ser apreciada como verdaderamente se meceré.

La cinta nos cuenta la historia de Kubo, un niño cuya madre alejó de su demás familia, pues su abuelo, el rey Luna quiere arrebatarle un ojo (ya le había arrebatado uno, cuando el niño era recién nacido) y sus tías quieren matar a su madre.

Kubo es hijo de un famoso Samurai llamado Hanzo, quien murió cuando era niño, durante la vida de Hanzo éste buscó tres objetos que forman la armadura perfecta, se trata de una espada indestructible, una coraza hiper resistente y un casco samurai igualmente resistente. Kubo se encarga, a manera de cuenta cuentos,  de contar las hazañas de su difunto padre con origamis que el mismo manipula gracias a un shamisen encantado (Instrumento de cuerda chino), él cuenta sus historias en medio de la aldea donde vive y cada vez que está a punto de anochecer regresa a su casa bajo las ordenes de su madre.

Una noche a Kubo se la hace fácil quedarse un poco más de lo debido en el pueblo, y cuando anochece, su abuelo el Rey Luna lo encuentra para intentar arrebatarle su último ojo, su madre aparece y defiende a Kubo de las manos de su abuelo, pero lo manda lejos a recuperar la armadura que su difunto padre buscó a lo largo de su vida, aquí es donde empieza la travesía de este chico y donde toda la historia se desarrolla.

Kubo es una película que recomiendo sin duda alguna, a parte de tener una historia muy bien contada el tipo de an

imación que se usó es realmente hermoso, los 23 animadores principales de la película crean una historia muy fluida y en donde se puede todo apreciar todo el esfuerzo que se le metió al proyecto.

Recuerda que puedes encontrar la película “Kubo y la búsqueda Samurai” en Netflix.

 

Autor entrada: Layu Lerma