Qué va primero ¿el cereal o la leche?

Qué va primero ¿el cereal o la leche?

Generalmente aparecen comerciales en la televisión, Facebook o YouTube promocionando un cereal exquisito. Algunos vierten primero la leche y luego el cereal, mientras que otros hacen lo contrario. Ante semejante situación surge una pregunta, sencilla, pero para nada obsoleta; ¿qué se sirve primero?, ¿sabes la respuesta? Sigue leyendo estas líneas y descúbrelo.

El cereal se inventó como una moda y necesidad que existió en el siglo XIX, una tendencia que buscaba una alimentación sana y sustentable. Este alimento surgió en Estados Unidos por el doctor James Caleb Jackson (1811-1895) quien creía que una dieta era fundamental para mejorar la salud. No fue hasta 1863 cuando creó el primer cereal que casi en su totalidad estaba hecho de maíz triturado, seco y comprimido en una barra.

Esta barra resultó ser muy dura y densa que era imposible de masticar. ¿Cuál era la solución? El doctor Jackson sugería a los consumidores de su producto que pusieran a remojar la barra en leche durante un prolongado tiempo para que esta se aguadara e hidratara y así, pudiera comerse sin ningún inconveniente. Dicho sea de paso, la presentación de barra era común, no obstante, consumir esta barra de maíz que ayudaba a la inflamación intestinal (según los datos del doctor Jackson) resultaba difícil morder y comer el producto, por lo que se sugería lo mencionado anteriormente.

Hasta este punto, podemos decir que el cereal va primero y después la leche. Otra historia que refuerza dicha tesis es la de otro doctor, John Harvey Kellogg, cirujano a cargo de un sanatorio de Michigan, Estado Unidos. Tomó la idea de Jackson (barra) y la modificó un poco. Añadió trigo y avena para que de verdad tuviera una ayuda en los intestinos.

La receta del doctor Kellogg, la cual denominó granola, motivado por lo desayunos intensos en grasas lanzó el cereal en 1877. Comerlo por la mañana era mucho mejor, además, el uso de la leche seguía siendo esencial para la receta pues esta seguía actuando como ablandador del cereal y así pudiera comerse mucho mejor, ya que no fue hasta 1906 cuando se hicieron estos copos de maíz planos que ayudaban a tener una mejor experiencia de consumo y un menor consumo de leche pues no había necesidad de aguadarlos para digerirlos.

Históricamente hablando podemos interpretar y decir que primero va el cereal y luego la leche. Sin embargo, este caso está sujeto a la relatividad (inclusive en términos científicos). Tanto quien dice que primero va la leche y luego el cereal, y quien dice lo contrario; ambos tienen razón. El marco de referencia para determinar qué es correcto es el mero gusto. Sucede algo parecido a la simultaneidad en la ciencia, dos hechos que suceden al mismo tiempo pero que ambos son idóneos. Los tiempos de ahora son completamente diferentes a los orígenes del cereal, incluso, hoy día hay diferentes tipos, sabores y colores e incluso se ha roto la idea principal del doctor Kellogg, la de mantener un intestino saludable.

Si has probado ambas versiones, seguramente ha

ces tu cereal con la que más te gusta. Y si no es así, sigues una tradición dictada por los gustos familiares. Pero como mencioné antes, esto es al gusto del consumidor y este siempre tendrá la razón. Así que no te preocupes si lo estas haciendo bien o mal, si así te gusta consumirlo, créeme que lo haces muy bien.

Fuente: La Vanguardia