¿Qué es la Partícula de Dios?

¿Qué es la Partícula de Dios?

Te has puesto a pensar ¿Cómo y cuándo se originó el universo? Muchos Científicos, Filósofos, Sabios, y Sacerdotes en el mundo a través de la historia se han hecho esta misma pregunta, meditando sobre nuestros orígenes desde el principio de la humanidad.

Mientras más avanza la tecnología estamos más cerca de descubrir el verdadero origen de nuestra existencia y averiguar si realmente estamos solos o no en el universo. La Partícula de Dios, podría ser la respuesta a las preguntas sobre la creación de nuestra existencia.

Se trata del átomo que ocasionó la primera chispa que desencadeno en la creación el universo, y que por milenios ha sido una simple teoría pero que ahora es una realidad, podría darnos una visión más clara de quienes somos y de donde provenimos.

La partícula descubierta, dicen los expertos, es la que dio paso al conocido Big Bang que dio origen a las estrellas, planetas, incluso la vida. Es la primera chispa que dio tamaño y forma al universo. Esta partícula subatómica fue encontrada durante las intensas investigaciones que se realizaron en el acelerador nuclear más grande del mundo llamado “El Gran Colisionador de Hadrones”, localizado en una caverna subterránea a más de 90 metros bajo tierra y de 27 km de largo, ubicado en Francia.

Estrellando minúsculos protones a velocidades increíbles, genera una energía tan intensa que algunos temen que pudiese crear un agujero negro y tragarse toda la tierra. Recrean en un área muy pequeña condiciones similares al Big Bang en su instante más temprano.

Lo bautizaron como la partícula subatómica de Higgs, el nombre proviene del científico escocés Peter Higgs que junto con otros 5 expertos lo descubrieron, en palabras simples aseguran haber encontrado la partícula, el átomo, la chispa o la molécula que dio paso a la creación del todo y, por ende, de la naturaleza, por eso también le llaman la partícula de Dios.

Este hallazgo podría generar respuestas y soluciones a grandes

problemas que oprimen a la humanidad, como el sobrecalentamiento de la tierra.

La Partícula de Dios, desarrollada en El Gran Colisionador de Hadrones se trata de un verdadero triunfo de la civilización, es fácilmente el aparato más complicado y poderoso que jamás se haya construido.