¿Qué es la catarsis?

¿Qué es la catarsis?

La palabra catarsis viene del griego y tiene el significado de «pur-ga» De hecho es el teatro griego el primer lugar donde se introduce la catarsis de forma indirectamente terapéutica al estar fundamentalmente basado en situaciones catárticas con el objetivo de purgar: limpiar; quitarse de encima situaciones, realidades o elementos moles- “LOS.

La catarsis es la descarga de una emoción que quedó en suspenso. Esta palabra, catarsis para los psicoanalistas está vinculada a los primeros textos de Freud con Breuer, donde se refiere al valor de la descarga de una emoción que quedó retenida. La catarsis, relacionada con el tema de la abreación o descarga ya es invocada en el sexto capítulo de la Poética de Aristóteles, donde articula lo que es exigible en el orden de los géneros para que una obra sea definida como una tragedia. Dice Aristóteles que la tragedia realiza mediante la compasión y el temor, la catarsis de pasiones semejantes a éstas.

Una catarsis es un método de desahogo de emociones que las personas experimentan al manifestar todos los sentimientos que se encuentran reprimidos en su interior. La persona al entrar en catarsis purifica su alma, llenándose de liberta

d y plenitud. Según los grandes filósofos griegos como Aristóteles, consideraban la catarsis como un proceso purificador del alma humana, que, a través de emociones como el miedo y la compasión, generaban un torbellino de sensaciones a nivel espiritual.

¿Cómo se liga con la psicoterapia?

La catarsis está referida a la descarga motriz que tenían ciertas personas en los procesos de hipnosis y en ciertas dinámicas regresivas. Siendo el objetivo de esta técnica el de facilitar dicha catarsis. Freud dentro de la clínica psicoanalítica siguió viendo la catarsis como medio que facilita el «insight», es decir: la emergencia y la dinamización de material inconsciente, permitiendo la comprensión de los conflictos por parte del paciente. Freud decía que el recuerdo aislado del afecto no tiene validez analítica y que era precisamente la posibilidad de dicha emergencia afectiva junto al recuerdo lo que permitía vivir situaciones catárticas, y por tanto, desarrollar una eficacia terapéutica. En síntesis podemos decir que para Freud la existencia de procesos catárticos es el reflejo de un proceso psicoanatítico positivo (Freud, 1893. 1895). W. Rcichretom a esta línea de investigación y define como resistencia en el proceso psicoanalítico la actuación de aquellas personas que facilitando mate rial verbal al terape uta, es decir: recordando datos y aspecto s de su infancia, y permitiendo asociaciones inconscientes, lo hacen con un bloqueo afectivo total en su verbalización, planteando la técnica analítica adecuada para que esa resistencia se disolviera y poder desarrollar progresivamente de forma positiva la emergencia tanto de los recuerdos como de los afectos (Reich, 1927).