¿Qué es el Tzompantli?

¿Qué es el Tzompantli?

Tzompantli es un nombre de origen náhuatl que significa “hilera o fila de cráneos. Un tzompantli era un altar donde se empalaban ante la vista pública las cabezas aún sanguinolentas de los cautivos sacrificados con el fin de honrar a los dioses. Es una estructura que derivaba de la práctica entre los antiguos mesoamericanos de decapitar a las víctimas de los sacrificios humanos y conservar sus cráneos en una especie de empalizada de madera.

Para la elaboración de estos altares se llevaba a cabo una especie de orificios en los cráneos, y se colocaban de manera apilada. Además de venerar a sus dioses, ofrecían las cabezas de sus conquistados con el objetivo de perpetuar la fertilidad de sus cosechas. Principalmente dedicaban estos altares a Huitzilopochtli, el dios del fuego, la guerra y el festejo a la muerte.

El Tzompantli era un altar selecto, en donde las personas eran muy bien escogidas para realizar el ritual adecuado, pues primero sacaban con un cuchillo el corazón de la víctima, el cual situaban en una caja de piedra para después alimentarse de él. Después, los cadáveres eran decapitados para así cocer sus cabezas y poder descarnarlas, culminando el culto alineando cráneo por cráneo en el Tzompantli.

Según una crónica de don Alfonso Caso “el sacrificio más común consistía en arrancar el corazón a la víctima, ofreciéndolo enseguida al Dios; para ello, cuatro sacerdotes sujetaban al sacrificado, que colocado sobre una piedra (llamada “Techcatl”) por sus extremidades, un quinto sac

erdote ejecutaba la operación con un cuchillo de pedernal, con el que le daba un golpe en el pecho para arrancarle el corazón; que era después, ofrecido a los dioses.  La sangre era dada a gustar a los ídolos, la carne, tenida por divina, era comida y el corazón era depositado en un recipiente llamado cuauxicalli”.

Este culto era un elemento fundamental de la cultura mexica, pues así se veneraba a los Dioses, es este caso a Huitzilopochtli.