¿Por qué la Mona Lisa es la pintura más famosa de Leonardo Da Vinci?

¿Por qué la Mona Lisa es la pintura más famosa de Leonardo Da Vinci?

Estoy seguro de que llegaríamos a un acuerdo sobre la idea de que la Mona Lisa o Gioconda, como algunos otros la conocen, es la pintura más famosa de este genio del renacimiento conocido como Leonardo Da Vinci. Empero, no es la mejor de todas. Existen obras mucho más interesantes, complejas y de mayor tamaño que impactan al ojo humano. Pero ¿por qué es tan famosa? Pues déjame decirte que no se debe a la dificultad técnica o la historia sobre la mujer que pintó, ya que su verdadera fama procede por otros lados.

El retrato de la Lisa Gherardini esposa de Francesco del Giocondo que, dicho sea de paso, su nombre más característico proviene de Mona que significa señora en el antiguo italiano, y Lisa que proviene del nombre de la retratada esposa. Por otro lado, su siguiente referencia hacia el cuadro es Gioconda que proviene del francés joconde que es alegre. Ambas tesis han sido aprobadas y, en consecuencia, el enigma de la mujer pintada ya no atrae lo suficiente como para que sea la más famosa. No obstante, en su momento lo fue.

El factor que realmente le dio fama a la pintura con dimensiones pequeñas (77 x 53 cm.) que se encuentra en el grandioso museo del Louvre en París, Francia, tiene que ver con los robos. En el siglo pasado un exguardia de seguridad llamado Vicenzo Peruggia se la llevó un lunes de 1911 y lo devolvió hasta 1914. Según esta persona, mencionó que el motivo del atraco era porque consideraba que se debía de regresar a su patria Italia, de donde es Da Vinci, sin embargo la obra terminó en Francia gracias al rey Francisco I.

Se menciona, además, que la gente empezó a asistir al museo por curiosidad para ver que era realidad el robo. El ladrón Vicenzo intentó vender el cuadro a personas importantes de Florencia, pero, evidentemente, no lo logró. La campaña de Francia para recuperarla fue mediática y desesperada; fotografías por doquier mencionando que esa obra de un tal Leonardo Da Vinci había sido rodaba.

Este movimiento de marketing, si se puede denominarlo así, llevó a la Gioconda a ser conocida en toda Europa. A partir de ahí, muchos historiadores y expertos del arte fijaron su atención en la obra, escribieron artículos, la analizaron, entre otras cosas más. Asimismo, y paulatinamente, surgen teorías sobre su sonrisa enigmática, que si se trata de un hombre o mujer, si fue un retrato de Leonardo mismo, la modelo quién era, si la retrató embarazada, qué hay en el fondo, por decir sólo algunas.

Todo lo dicho antes fue bien llevado a cabo por parte de los franceses quienes adoptaron su obra como si fuese suya. Una italiana adoptada por los galos. Inclusive, hoy en día es muy bien difundida, por ejemplo, cuando las selfies se popularizaron ¿quién estaba haciéndose una?, la Mona Lisa. Cuando Francia ganó sus mundiales ella sale celebrando efusivamente y qué decir de las películas, también hace sus apariciones cuando se habla de arte.

No es el cuadro más hermoso de Da Vinci, pero sí el más mediático, tampoco es la obra de arte con más valor y con mayor estética dentro del Louvre. Sea cual sea su enfoque actual, atrae a muchas personas que se quedan paradas entre el tumulto de turistas que buscan sacarse una foto con la Gioconda.

Lo que pretendo en este

artículo solamente es decir por qué se hizo famosa por lo que dejo la responsabilidad a los expertos del arte para discernir si es la mejor o no de las obras de Leonardo Da Vinci. Si es de tu agrado, ¡qué bueno! Pues el arte también tiene muchas facetas y hay de todos colores y sabores, como coloquialmente se dice.  

Fuente: Historia y Arte