Plantas carnívoras, mucho más interesantes de lo que pensamos

Plantas carnívoras, mucho más interesantes de lo que pensamos

Las plantas siempre nos han proporcionado todo tipo de bienes, desde el vestido hasta medicinas y alimentos. Existen algunas de ellas en que la relación normal de plantas como presas y herbívoros como depredadores es transgredida y ellas se convierten en las depredadoras. Las plantas carnívoras son una rareza que los científicos estudian para entender mejor cómo desarrollaron la capacidad de invertir los papeles. Grosso modo, las plantas carnívoras atraen a sus presas mediante características como el olor, color y contenido de néctares.

Estas plantas están adaptadas con estructuras específicas que le hacen posible atrapar pequeños insectos como moscas y grillos. Las estructuras más conocidas son la de papel matamoscas, en la cual la captura se realiza a través del haz del limbo foliar; éste, recubierto de vellosidades, termina en una glándula que secreta un líquido pegajoso y transparente, que luce tal como una gota de rocío, donde los insectos quedan sujetos. Posteriormente, las vellosidades aprietan a la presa y la comprimen, acercándolas así a la superficie de las hojas para ser digeridos. Otra estructura es la trampa de fosa, plantas con hojas que adoptan la forma de contenedores de agua, parecida a una jarra, fluidos digestivos y células productoras de néctares a los que los insectos se acercan y quedan atrapados.

Después de capturar a su presa, las plantas carnívoras secretan enzimas; algunas presentan hongos simbióticos o microorganismos como bacterias las cuales intervi

enen en el proceso de digestión. Aunque este tipo de plantas no se nutre por completo de las presas capturadas, de éstas retiene los compuestos nitrogenados que el suelo no puede proporcionarles; los suelos en que se encuentran normalmente son pantanos, agua estancada, esteros, humedales, suelos muy pobres en nutrientes.

El tamaño de las plantas carnívoras varía de apenas un centímetro hasta diez metros (con forma de enredaderas). Una de la más famosa por su tamaño es la llamada Gigante de Chernobyl, que tienen un tamaño de hasta tres metros. Este tipo de plantas despierta mucho el interés de los científicos y de todos aquellos que han podido observarlas por su curiosa apariencia y la manera de conseguir su alimento.