Paternidad Positiva, la educación de los hijos no solo es de las madres

Paternidad Positiva, la educación de los hijos no solo es de las madres

¿Qué es lo primero que te imaginas al escuchar la palabra Paternidad?, quizás lo primero que pienses es a alguien que tiene un hijo o hija. Sin embargo, la paternidad conlleva más que eso, conlleva en ejercerla en vez de solo ser alguna cualidad que se haya otorgado. En este sentido, la paternidad, al igual que la maternidad, se constituye como una de las profesiones más exigentes e importantes del mundo. Sin embargo, la mayoría de los padres no lo percibe de esa manera, delegando la responsabilidad de educar a los hijos a las madres y aunque no debería ser así, tristemente, en la mayoría de las situaciones así sucede.

Cuando hablamos de paternidad nos referimos al involucramiento que tiene el padre con los hijos; dentro de estas características se encuentran, mostrar sentimientos y conductas responsables respecto al hijo, sentirse emocionalmente comprometido, ser físicamente accesible, ofrecer apoyo material para sustentar las necesidades del niño y ejercer una influencia en las decisiones de crianza del niño. En este sentido, aunque la paternidad conlleva una gran responsabilidad, no siempre se desarrolla de la forma adecuada, principalmente por la falta de apoyo que existe en el seno familiar. Por otra parte, para los pocos padres que asumen la paternidad, no reciben entrenamiento formal para asumirla y cuando las cosas andan mal con los hijos, los padres tienden a culparse a sí mismo sintiéndose incapaces e inclusive no merecedores de ser padres.

A lo largo de la historia, se ha pensado que los hijos los deberían educar las madres de familia, sin embargo, los datos obtenidos de diferentes investigaciones científicas de las últimas décadas han demostrado de forma significativa que la influencia del contexto familiar ejerce un gran impacto en el desarrollo psicológico de las personas. Es muy sabido que cuando hablamos de los hijos, conlleva en la responsabilidad mutua por educarlos, o por lo menos debería de ser así. Sin embargo, cuando los padres quieren hacerse cargo de la paternidad de sus hijos, no siempre se tiene una guía de como hacerlo. Esto ha permitido dar un gran avance en el desarrollo de diferentes técnicas que le permitan a los padres saber cómo educar sus hijos. Por tanto, tanto la psicología, como otras ciencias sociales y de la salud, han participado en el desarrollo de técnicas que les permitan a los padres educar a sus hijos sin usar el uso de castigos y que les permita ayudar a potenciar un saludable desarrollo psicológico de sus hijos e hijas, una de estas técnicas es la paternidad positiva.

Quizás y te preguntes ¿Qué es la paternidad positiva?, pues bueno, la paternidad positiva es un concepto creado por Rinn & Markle en 1981 y es principalmente un método de disciplina que consiste en fomentar una mayor relación entre hijos y padres. Por consiguiente, la paternidad positiva es una forma de crianza de los hijos que se centra más en fomentar los comportamientos positivos de los hijos que en resaltar los negativos. Este método rompe con la idea de que para formar niños “felices” y “normales” deben emplearse diferentes castigos y al mismo tiempo se rompe con otra idea que tienen muchos padres y que consiste en pensar que, ser buenos padres significa que los hijos hagan lo que deseen. A partir de diferentes investigaciones que se ha demostrado que ambos enfoques pueden ocasionar serios problemas en sus hijos.

En este sentido, la paternidad positiva permite el desarrollo de mejores relaciones con padres, hijos y entornos familiares, ayudando así, a que el niño no crezca con violencia y sobre todo a que se enseñe a no recurrir a esta. Por consiguiente, el implemento de la paternidad positiva permite crear una mejor interacción entre padres e hijos creando una mayor comunicación a través del establecimiento de límites y reglas creando así una mayor responsabilidad y convivencia familiar. Sin embargo, es importante mencionar que, si bien ya se han desarrollado técnicas para ejercer una paternidad adecuada y saludable con los hijos, seguimos con la idea de que la educaci

ón de los hijos es solo de las madres, pienso que falta concientizar lo que conlleva ser padre y ejercer la paternidad, y, por otra parte, falta que exista talleres para enseñar una adecuada paternidad al igual que una adecuada maternidad. Recuerda el brindar una adecuada educación es una tarea mutua de padres y madres.

Fuente: Clinica Miralles