Origen de El Tarot o el arte de predecir el futuro

Todos nos hemos preguntado alguna vez qué hay en nuestro futuro, igual que lo hicieron los hombres desde hace muchos siglos. La fortuna, el sino, el karma, la suerte, ¿cómo le llamamos? Adivinar el futuro no es tarea fácil, ni puede hacerlo cualquier persona. Hemos recurrido a los astros y su influjo, a los profetas, a las líneas de la mano, y a muchas otras técnicas para conocer nuestro camino. Existen distintos sistemas de elementos gráficos donde se puede ver el futuro, diseñados desde hace mucho tiempo, como la runomancia, el I ching, y el tarot, por mencionar algunos.

El tarot, es una baraja de naipes que se utiliza para practicar la adivinación. Comenzó a usarse con fines adivinatorios a finales del siglo XVIII en Francia, donde algunos místicos lo vincularon con una interpretación simbólica de los jeroglíficos del antiguo Egipto. El tarot cuenta con 78 cartas, entre las que 22 son “arcanos mayores” y 56 “arcanos menores”, divididas en cuatro palos regulares. Cada palo consta de diez cartas, desde el as al 10, y cuatro “figuras”: sota, reina, rey y caballero. Algunos mazos utilizan los palos de la baraja española: copas, oros, espadas y bastos; y otros los de la francesa: picas, corazones, tréboles y diamantes.

El origen del tarot está vinculado con la introducción de los juegos de naipes en la Europa cristiana. A principios del siglo XV se encontraron en Italia descripci

ones de una baraja parecida al tarot actual, llamada trionfi, compuesta por 16 cartas con figuras. El tarot más antiguo que se conoce fue pintado por la familia gobernante de Milán, los Visconti Sforza, y las cartas de triunfo representan a divinidades griegas y aves relacionadas con la heráldica de la familia.

Quienes han ido a una lectura de tarot saben que ésta inicia al tender las cartas hacia arriba de determinada manera y el “experto” comienza a descifrar el significado de cada una, además las relaciones de los números y las interrelaciones de los arcanos. Muchos creen que una fuerza espiritual es la que dispone las cartas y se comunica mediante ellas. Otros ponen su fe en lo que sea que haya detrás, todo con tal de saber qué hay más allá del presente.

Autor entrada: Patricia Miros