Nutella, más allá del placer gustativo y el meme

Nutella, más allá del placer gustativo y el meme

A quien no le gusta untar una buena porción de Nutella a un pan tostado, o comerla directa del frasco, sin embargo, este delicioso chocolate se ha vuelto el principal tema en redes sociales, y no por una nueva presentación de la marca en el mercado, si no por una tendencia de uso un tanto diferente.

Todo comenzó cuando las redes se inundaron de publicaciones sobre la famosa Nutella, pero acompañadas con mensajes referentes al acto sexual, dando a entender que podrían untar en la pareja en la intimidad. Dándole un giro completamente diferente al uso principal de la Nutella, que es “esparcir alegría y compartir con la familia el delicioso sabor del chocolate” según las redes sociales oficiales de la marca.

Todo este tema del chocolate en el acto sexual y los juegos sexuales fueron bien recibidos y llevados a cabo por los usuarios, incluso no solo con la Nutella, sino también con otros alimentos dulces como la lechera, miel, crema batida, etc.

Ahora bien, esta práctica podría considerársele su origen de un fetiche sexual, como la llamada “sitofilia” que consiste en mezclar el erotismo y la comida. Principalmente alimentos considerados afrodisiacos, los cuales se vierten sobre el cuerpo con fines decorativos y placenteros, sin necesidad de llevar al acto sexual.

Sin embargo, en las ultimas décadas donde el tema del sexo es muy hablado y los juegos sexuales en la pareja es bien visto, se consideraría necesario informarse al respecto de dicha práctica, puesto que aun que puedan resultar eróticas no están exentas de riesgos desde el punto de vista de la salud sexual.

Según expertos, la comida puede formar parte de los juegos eróticos, pero con prudencia y cautela sabiendo cómo hacerlo, porq

ue si no, puede implicar ciertos riesgos. Si el objetivo es mejorar la vida sexual con nuevos juegos y experiencias, se recomienda lavar los alimentos previo al uso, y no utilizar sustancias semilíquidas que sean difíciles de limpiar y que, de no tener una adecuada higiene, podría favorecer la aparición de infecciones.

Si bien se pueden probar experiencias nuevas y más aún si se trata de dar placer, siempre y cuando se haga con responsabilidad.