Los cuadros pintados por Adolf Hitler

Los cuadros pintados por Adolf Hitler

Es ya bien sabido que el mayor genocida de la historia tuvo atisbos artísticos ligados a la pintura, gracias a su libro Mein Kampf (Mi Lucha) podemos darnos cuenta de ello. Hitler escribe que en su juventud tuvo aspiraciones que fueron arruinadas debido a que no aprobó en dos ocasiones el examen de ingreso a la Academia de Bellas Artes de Viena, en 1907 y 1908, respectivamente. Sin embargo, investigadores del arte aseguran que hay que tener cuidado con ello porque pocas obras son atribuidas al füher pues casi la gran mayoría son falsas.

Últimamente, el mercado del arte se ha interesado por los cuadros de Hitler, ya sea como morbo o por el simple hecho de tener una pintura firmada por dicho genocida. No obstante, se sabe que la mayoría de sus obras son escasas y, algunas otras, falsas. Algunos dicen que su creación gira alrededor de 1910, cuando pintaba y vendía postales de arquitectura vienesa. Su habilidad para plasmar escenas en donde predominan las estructuras fue notable que algunos profesores de arte le sugerían entrar a la Escuela Académica de Arquitectura. Obviamente, Hitler no incursionó en el arte ya que sirvió como soldado en la primera guerra mundial a los 25 años en 1914. 

Se dice, además, que cuando estuvo en el poder ordenó buscar y recolectar sus pinturas las cuales, posiblemente, destruyó las que no tenían buena calidad y no eran de su agrado. Quizá esta acción, aunado a lo anterior, justifica lo escaso de su obra. A pesar de no tener un valor artístico superior, muchos expertos se han dispuesto a estudiarlas.

El historiador de arte del Instituto Central para la Historia del Arte de Alemania menciona que la falsificación de las pinturas de Hitler data desde principios del siglo XX. Asimismo, Bart Droog, periodista neerlandés dice que cuando llegó al poder en 1933 ya existían muchas obras atribuidas y, por ende, falsas. Es probable que se deba a la creación de propaganda o de poder vender algo para subsistir en aquellos años, dicho de otro modo, falsificar las obras con la firma del füher y venderlas a los nazis aficionados, quienes caían pensando que sí fueron pintadas por él, las compraban sin titubeos. Un negocio, hasta cierto punto, rentable para la época y zona geográfica.

Hay pruebas de que un cuadro titulado Standesamt und Altes Rathaus Muenchen (El antiguo ayuntamiento de Múnich) fue hecho por Hitler. La obra está acompañada de diversos documentos que afirman la firma del dictador. Se vendió por 161.000 dólares en la casa de subastas de Weidler. Además, esta también ha vendido alrededor de 63 obras de las cuales fueron confiscadas debido a que la mayoría eran falsas.

Existen, no obstante, cuatro acuarelas en el Museo de Historia Militar de Estados Unidos pintadas por el mismo Adolf Hitler. Sarah

G. Forgey, responsable artística del museo, afirma el hecho ya que fueron confiscados en 1947 a Heinrich Hoffman, fotógrafo de Hitler, quien dijo que fueron obsequios que le había hecho el füher. El motivo del ejercito sobre el confiscamiento se debe a evitar alguna influencia nazi en la vida de los alemanes.

No se sabe a ciencia cierta sobre el trabajo de Hitler en el arte, o sea, se sabe que estuvo involucrado y que era alguien que admiraba el arte en toda la extensión de su palabra. Sin embargo, para los investigadores y analíticos del arte, sus obras no ofrecen nada interesante salvo la inquietante del nombre de la persona quien, supuestamente firma como; A. Hitler.