Los Anexos, centros de rehabilitación disfrazados de “amigos”

Los Anexos, centros de rehabilitación disfrazados de “amigos”

Los denominados “pacientes” que viven esta experiencia terminan por lo general en una situación deprimente y frágil.

En México existe un negocio grande y creciente de centros de rehabilitación que ofrecen ayuda para personas con problemas de adicción ya sea a las drogas o el alcohol. Normalmente las personas aquí enviadas llegan gracias a sus familiares, quienes preocupados y sin mayor conocimiento del tema buscan una forma de apoyo para su ser querido. Como bien sabemos enviar a alguien a un espacio aislado lejos de sus seres amados y que esto sea en contra de su voluntad podría atraer consecuencias negativas, la familia al no saber cómo reaccionar ante estos hechos deciden anexar a su familiar pensando que esto es lo correcto.

En estos centros no regulados y permitidos por ninguna ley ofrecen dar ayuda, la cual consiste en mantener en abstinencia al paciente por el tiempo que dure su estancia, recalcando que estas personas involucradas en el negocio, en su mayoría, no son profesionales y muchas veces se dedican a lucrar en este negocio que cada día crece más. Aquí como modo de castigo, se dedican a hacer ver día y noche que lo que están cometiendo es un grave error afectando su salud física y mental, pero no dejemos de lado que más grave es el trato que ellos dan a sus pacientes pues están sujetos a diversos tipos de abusos que en algunos casos incluyen violaciones, bajo el argumento de que es necesario ya que sólo así cambiarán su rumbo de vida y podrán reintegrarse a la sociedad.

Es aquí donde nos preguntamos si verdaderamente la familia conoce el valor del amor al prójimo, y es que a veces en este tipo de situaciones confundimos amor con obligación, ya que claramente el tipo de ayuda que deberían brindarle se debe enfocar más hacia la comprensión, el afecto, y la búsqueda de profesionales de la salud que puedan apoyarlos, respetando po

r sobre todo los derechos humanos de la persona.

Es importante también que antes de tomar una decisión acerca de la vida de una persona que se encuentra en esta situación se hable con ella y se den las cosas más por voluntad que por obligación.