Las luces rojas en los prostíbulos

Los prostíbulos siempre se han ubicado en los caminos o carreteras, desde la antigüedad, pues los hombres solían pasar después de largas faenas sedientos, cansados y con ganas de gastar el poco dinero que traían en la bolsa. Los lupanares debían ser reconocidos, por eso los dueños de los lugares buscaron algo distintivo, como figuras de piedra en forma de penes, ramas de árboles (que dieron nombre al término ramera), o las famosas luces rojas que, lamentablemente, aún son comunes en la actualidad.

ize=110%2C75&ssl=1 110w, https://i1.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2021/02/madrid-prostibulos-kFrC-510x349@abc.jpg?resize=420%2C287&ssl=1 420w, https://i1.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2021/02/madrid-prostibulos-kFrC-510x349@abc.jpg?w=510&ssl=1 510w" sizes="(max-width: 300px) 100vw, 300px" />

Se cuenta que el inicio de la costumbre de poner luces rojas en los prostíbulos se remonta a los primeros días del ferrocarril en Kansas City, donde los trenes de mercancía se detenían en los depósitos toda la noche. Cerca de ellos había prostíbulos que los garroteros y quienes llevaban faroles rojos para hacer señas, solían visitar a menudo. Al entrar a los establecimientos colgaban sus faroles afuera, y de ahí se quedó la costumbre de colocar la luz roja como símbolo. 

Autor entrada: Patricia Miros