La magia de las auroras boreales

La magia de las auroras boreales

Uno de los fenómenos naturales más hermosos que nos regala el planeta tierra son las auroras boreales, que desde la prehistoria ha impresionado con sus hermosos colores y paisajes haciendo parecer una pintura en el firmamento.

El nombre de este fenómeno se inspira en Aurora la diosa del amanecer, que en la mitología romana vuela por el firmamento para anunciar la llegada del sol. Es un fenómeno por el que, quien tiene la suficiente suerte, logra apreciar luces y brillos en el cielo nocturno, normalmente de color verde, en tonos rojizos o azulados, pero además de sus impresionantes colores también emiten sonidos a cierta distancia del suelo.

Este fenómeno al ser tan impresionante, fue estudiando por los científicos durante mucho tiempo. Pero antes de que la ciencia evolucionara, nuestros antepasados tenían que arreglárselas para darle explicación a todo lo que ocurría a su alrededor, por lo que surgieron cientos que mitos y creencias. Como que los esquimales creían que estas luces eran espíritus que jugaban en el cielo y por eso nunca dejaban salir a jugar a sus hijos por la noche para evitar que se los llevaran. Los vikingos en cambio, creían que se trataba de las valkirias diosas guerreras de la mitología nórdica e hijas de Odín que llevaban armaduras de oro puro que relucían cuando surcaban el cielo en sus caballos alados en busca de los caídos de la batalla.

Aunque estos pueblos se quedaron totalmente impresionados por las luces, en la actualidad es difícil asombrar a los habitantes de estas zonas, debido a que son fenómenos tan comunes que ya no les sorprende demasiado. Las historias contadas sobre las auroras boreales son impresionantes, pero son aún más impresionantes las razones científicas que nos explican el porqué de este fenómeno.

En primera instancia, el termino correcto es auroras polares, ya que dependiendo del hemisferio en que se produzcan pueden ser “boreales” o “australes”.

Son causadas por nuestro sol, que está continuamente emitiendo partículas en una corriente de energía conocida como viento solar. Cuando llegan a la tierra impactan en la atmosfera, donde quedan atrapadas, y una vez allí los campos electromagnéticos de nuestro planeta las desplazan hasta las zonas próximas a los polos. Cuando se acumulan muchas de esas partículas estas chocan con el aire y emiten energía en forma de luz.

>Aunque parezca increíble, las auroras polares se forman en la termosfera, a unos 100 km de altura y pueden verse desde el espacio. Desafortunadamente observarlas desde la tierra resulta más complicado, ya que se tienen que tener en cuenta factores como las fechas de invierno, y en zonas cercanas a los círculos polares.

Las auroras polares son muy peculiares y un tanto impredecibles, han sido la inspiración de muchos artistas, fotógrafos y hasta aventureros que emprenden un viaje por las montañas frías para lograr apreciar un fenómeno espectacular.