La maestra suicida que abusaba de sus alumnos

La maestra suicida que abusaba de sus alumnos

Esta es la triste historia de una conocida de la familia que tenía todo un futuro brillante por delante, era recién egresada de la universidad pedagógica y había conseguido un buen trabajo gracias a sus calificaciones, pero tenía un defecto y este era el ser muy enamoradiza, muy a pesar de que muchas veces se daba cuenta que sus parejas solo jugaban con ella.

Se encontraba ejerciendo su profesión en una preparatoria privada católica cuando comenzó a sentir decepción de la vida y su profesión, fue entonces que se dio cuenta que tenía un gran afecto por sus alumnos, afecto que llevo más allá al comenzar a tener roces amorosos con ellos. Su primer amorío de esta índole lo pasó a escondidas de los maestros y padres del chico, durando 3 años en esta especie de relación. Cuando ella terminó esta relación se encariñó con otro alumno y así continuamente, pasando por 5 adolescentes, los cuales no necesariamente pertenecían a la escuela donde ella laboraba. Estos adolescentes veían la relación como una hazaña donde aparte de todo ellos podían salir ganando en cuestiones materiales, mientras que ella era consciente de que hacía mal al abusar de adolescentes y comprar su cariño.

Pasando estos amoríos fortuitos dejaron de satisfacerle y la depresión y ansiedad volvieron a apoderarse de sus pensamientos, llegando incluso a atentar contra su vida en repetidas ocasiones. Estas situaciones inevitablemente terminaron con ella hospitalizada y abandonando su profesión.

Paso un largo tiempo hasta que logro sentirse mejor y poder retomar su profesión como maestra, en esta ocasión de nueva cuenta término enrollándose con alguien más joven, aunque esta vez se trataba de un maestro, quien igual que muchos otros se aprovechó de su cariño y la utilizó para beneficio propio. Consciente del falso amor cayó nuevamente en sus ataques de depresión, reflejando así su poca autoestima.

Los últimos días que vivió le dijo a una compañera del trabajo que, dado su sentir, le confiaba las llaves de su casa, que se las dejaría en algún lugar y que la

fuera a buscar. Al día siguiente no se presentó a la escuela y su compañera le marcó varias veces, pero no respondió, así que fue a buscarla y encontró las llaves en el lugar que le había indicado, entró a la casa y en el cuarto se encontró con una escena perturbarte, ya que en el closet estaba su cuerpo colgado.

Cuentan vecinos de aquella casa que su alma no descansa y que por las noches se escuchan sus gritos. Han pasado más de diez años y a la fecha la casa sigue abandonada.