La historia detrás de las 4 estaciones del año

La historia detrás de las 4 estaciones del año

En la antigua Grecia, se solían relatar historias de dioses, héroes, la naturaleza del mundo y los orígenes de lo que los rodeaba, esto para darle un significado a lo que aún no podían explicar. Entre ello se encontraba la razón de ser de las 4 estaciones del año, que, para ellos era un fenómeno un tanto curioso que merecía la pena averiguar su origen.

De ahí parte la historia de Perséfone, la diosa de la primavera y el inframundo, de la cual los griegos encontraron una explicación al fenómeno de las cuatro estaciones del año.

La historia comienza con la adorada hija del Dios Zeus y la Diosa Deméter, la cual era principalmente asociada con la temporada primaveral y la fertilidad de las tierras. La vida de esta Diosa era considerablemente pacífica y llena de felicidad, junto con su madre se dedicaba al cultivo de plantas y al cuidado del reino de la naturaleza.

La paz no duro mucho tiempo, un día mientras la hermosa y pura doncella estaba recolectando flores, la tierra se abrió inesperadamente a sus pies, de sus profundidades surgió un carro tirado por cuatro caballos negros que la arrastraron al reino de las sombras. Hades el Dios del inframundo se había enamorado perdidamente de ella.

Los gritos de ayuda de su hija alertaron a Deméter, pero ya era demasiado tarde, la angustiada madre recorrió el mundo con una antorcha en cada mano, en una búsqueda incansable de 9 días y 9 noches. El dios Helios apenado por la preocupación de Deméter, le conto la realidad tras la desaparición de la doncella, la diosa indignada se negó a continuar con sus labores y renuncio al olimpo. Su tristeza y desesperación eran tales que la tierra comenzó a morir. Zeus al ver esta gran agonía que sufría Deméter, ordeno a su hermano Hades que devolviera a la joven que ahora debía reinar en los infiernos.

Sin embargo, esto no era posible ya que engañada por el dios o por voluntad propia según algunas fuentes, Perséfone había comido algunas semillas de granada mientras estuvo en el inframundo. Así se selló el destino de la doncella, pues cuenta la leyenda que ningún ser sobreviviente que hubiera comido en el reino de los muertos podía salir de allí.

Hades desposo a Perséfone y Deméter desolada por la pérdid

a de su hija, prometió nunca volver a trabajar en pro del olimpo, Zeus no podía permitir que esto sucediera así que busco establecer un acuerdo con hades: su esposa pertenecería al inframundo una parte del año, pero volvería con su madre a las comodidades olímpicas el tiempo restante del año, el trato fue aceptado.

Desde entonces, cada vez que las diosas estaban juntas la tierra florecía de vegetación, así Deméter llena de dicha fertilizaba todas las tierras  y produce hermosas creaciones para honrar a su hija durante los meses de primavera y verano, después, Perséfone al regresar al reino de los infiernos, la tierra se convierte de nuevo en un territorio frio desolado y fértil, y el mundo se sumerge en la triste desolación del invierno.