La historia de la madre asesina que no pudo soportar su pobreza

Te presentamos la impactante historia de una madre de 35 años que, por el hecho de recibir un salario no tan bueno, decide acabar no solo con su vida, sino también con la de sus dos hijos de 7 y 14 años de edad.

Todo esto sucedió en el 2016 cuando Sol (la madre de familia) se sentía agobiada por no poder pagar la renta de su casa y las constantes presiones que el arrendador hacia para cobrarle, Sol arrastraba problemas también de meses atrás, pues al separarse de su pareja se había convertido en el único sustento para sus hijos.

Una noche tras meditarlo mucho decidió que era hora de terminar con ese sufrimiento, sus hijos se acostaron como cada noche y ella espero que estuvieran dormidos, una vez que se hubo cerciorado de esto cerro puertas y ventanas de la casa, para después proceder a abrir las llaves de gas, dejando que este por medio de la asfixia terminara con la vida de ella y sus hijos.

Cuando la policía entró a la casa, luego de recibir la noticia de que se percibían olores raros en el lugar, se hallaron con la impactante imagen de los niños hinchados, debido a que tenían una semana encerrados allí junto a su madre que se encontraba a sus pies. Allí, la policía encontró una carta que dejó la madre explicando el por qué de su acción, donde culpaba a su situación económica por lo que estaba pasando en su hogar, esperando que pudieran comprenderla y perdonarla por sus actos.

Todos hemos escuchado, leído y visto casos de personas que pasan por crisis económica, pero es impresionante y poco creíble que acaben con sus vidas por esto, peor aún terminando con la vida de sus seres queridos, niños inocentes que probablemente tenían un futuro mejor, metas y sueños que ya no

se cumplirán.

Jamás hay que darse por vencido  ante estas situaciones, trabajos hay muchos, pero vida solo una. Dejemos atrás pensamientos negativos, siempre hay una manera diferente de poder hacer las cosas bien,  es tiempo de reflexionar y dejar que este tipo de noticias existan.

 

Autor entrada: Monika Peredo