La Grafología; Muéstrame como escribes y te diré quien eres.

La Grafología; Muéstrame como escribes y te diré quien eres.

Como ya es costumbre el día de hoy vengo a explicarles una pseudociencia más. Esta pseudociencia no ha sido tan popular como otras de las que ya he escrito. Sin embargo, no porque no sea tan popular significa que no vaya a hacer relevante o importante el hablar de esta pseudociencia. Y es que la principal razón por cual he decidido hablar sobre el fraude que promueve esta pseudociencia, se debe principalmente a que hace unos días se popularizo diferentes cortos de un video donde una persona “especialista” en este tema hablaba de la grafología. Probablemente algunos de las personas que me están leyendo sabrán del video que estoy hablando, pero para los que no sepan, me refiero al video que subió Franco Escamilla en su canal de YouTube, para ser más específico, el video se titula “Desde El Cerro De La Silla Con Franco Escamilla / Santa Fe klan”.

Ahora bien, tal vez te preguntes ¿Y qué tiene de malo ese video? El video en sí no es el problema, más es el que viralice practicas pseudocientíficas con el fin de describir tu personalidad, estabilidad emocional o en el peor de los casos tu salud mental. A todo esto, sé que estarás preguntando ¿Qué es la Grafología? En resumen, la grafología es una pseudociencia que, mediante el análisis de la escritura manuscrita, pretende describir la personalidad de un individuo y determinar así rasgos generales de su carácter, su estabilidad mental y emocional, grado de inteligencia o aptitudes profesionales.

En este sentido, Para Ruiz en 2009, menciono que la grafología es el estudio de las variables y rasgos característicos que presenta un grafismo y habitualmente de la escritura manuscrita, con el objetivo interpretar distintos aspectos psicológicos de la persona. Lo que significa, que la “Grafología” se centra en investigar y desentrañar lo reprimido de lo inconsciente a través de lo que establece la escritura. Por tanto, la escritura proyectaría un contenido latente que es lo que el análisis de escritura estudia e interpreta psicológicamente

Dicho en pocas palabras, la grafología postula que es posible conocer detalles de la personalidad a través de características formales (es decir, no por el contenido) de la escritura manuscrita, tales como la presión que se aplica sobre el papel, la orientación de las palabras (hacia la izquierda o derecha, por ejemplo), el tamaño, su altura, líneas, conexiones, etc. Que, mediante el análisis de la escritura manuscrita, pretende describir la personalidad de un individuo y determinar así rasgos generales de su carácter, su estabilidad mental y emocional, grado de inteligencia o aptitudes profesionales. 

Te preguntaras ¿Y cómo es que a partir de la escritura se puede estudiar la personalidad y todo eso que se menciona? Según las personas que aplican esta pseudociencia, se hace a través del establecimiento de correlaciones, estas son:

  • Tamaño de las letras. Una firma normal acostumbra a tener un tamaño de uno o dos centímetros. Aquellas con letras de una longitud mayor responden a personas extrovertidas y sociales, mientras que las más pequeñas indican que nos encontramos ante una persona tímida o discreta.
  • Mayúsculas. Se relacionan con la importancia que nos damos a nosotros mismos. Se considera que una persona tiene una tendencia egocéntrica cuando en la firma utiliza unas mayúsculas tres veces mayores a las letras normales. En cambio, si las mayúsculas son dos veces más grandes, se considera que la autoestima es satisfactoria. La ausencia de mayúsculas se interpreta, por otra parte, como un símbolo de modestia o humildad.
  • Nombre y apellido. La presencia tanto del nombre como del apellido en la firma demuestra un equilibrio entre la independencia individual y su herencia. Si hay un predominio del nombre o una separación entre éste y el apellido se infiere que se trata de una persona independiente con deseos de autodefinición. En cambio, la preeminencia del apellido revela una dependencia familiar o una necesidad de vincularse a la tradición.
  • Formas de las letras. Las formas rectas suelen asociarse a la rectitud personal, la disciplina y el pragmatismo. Asimismo, las letras curvas denotan buen humor, empatía y buen gusto.
  • Presión. La fuerza que ejercemos a la hora de firmar también dice cosas de nosotros mismos. De esta manera, una presión liviana se relaciona con aquellas personas que se adaptan a las situaciones con facilidad, mientras que la rotundidad del trazo se considera una muestra de autoridad y firmeza.
  • Las firmas que tienden a la legibilidad se vinculan a la claridad de ideas y a la satisfacción personal, así como aquellas que tienden a la ilegibilidad son consideradas fruto de la confusión, escasa capacidad de concentración o de una menor atención por los detalles.

Imagen descriptiva de ejemplos de afirmaciones que tiene la Grafología

Esos son las principales “correlaciones” que se realizan para, según ellos, describir la personalidad. Lo sé, suena muy absurdo pensar que a partir de tu escritura pueden determinar algo tan completo como podría ser la personalidad e inclusive el emplear estas técnicas para intervenciones como si estas fuesen comprobadas por la ciencia, cosa que no lo es, es estar jugando con la percepción y la salud mental de las personas, principalmente porque a la larga si una persona cree en estas practicas no éticas, terminan por desencadenar y desarrollar problemas mayores.

Lo peor de la situación, es que en muchos ámbitos educativos y laborales son muy aplicables estas técnicas con el fin de identificar rasgos específicos de personalidad como lo son; temperamento (nervioso, complaciente, flemático, etc.), rasgos mentales (inteligencia, intuición, razonamiento, memoria, etc.), rasgos sociales (introversión, extraversión, independencia, egoísmo), rasgos laborales (liderazgo, confiabilidad, egoísmo, entre otros), y rasgos morales (celos, generosidad, iniquidad, etc.). 

Hasta este punto creo que es un poco obvio por qué estas prácticas deberían de dejar de popularizarse y de seguir aplicándose. Pero por si las dudas, te explicare los principales problemas que tiene esta pseudociencia.

Todos los que critican esta pseudociencia, incluyéndome, argumentan que la falta de evidencia empírica es una razón suficiente para no atribuirle validez fáctica alguna. Dentro de los problemas que hay esta; en primera, no sigue los postulados del método científico: la evidencia en la que se basa es exigua, informal, poco sólida y desproporcionada en relación con el pretendido alcance de sus conclusiones; en segunda, su grado de validez es altamente dependiente del tamaño de la muestra: las probabilidades de falla en el diagnostico se dan en relación inversa a la cantidad de individuos en el grupo relevado; en tercera, el empleo de principios de pensamiento alegórico. Esta forma de falsa causalidad establece, por ejemplo, que un espaciado extenso entre dos letras cualesquiera muestra un carácter “retraído y aislacionista”.

El cuarto problema se centra en la carencia absoluta de estandarización: es común que cada practicante forme su propio esquema analítico. Mientras que algunos conceptos son de uso común, existen disputas muy marcadas sobre el supuesto significado de la mayoría de los signos. Por ejemplo, un determinado rasgo interpretado por un analista como revelador de un comportamiento sádico es por el contrario visto por otro grafólogo como propio de un individuo bromista. Y el quinto problema tiene que ver con la vaguedad del diagnóstico: uno de los puntos más débiles de esta disciplina es la facilidad con la que el grafólogo puede alterar las reglas de inferencia a fin de arribar al diagnóstico que considera más probable de coincidir con la realidad esperable.

En este sentido, para Soto en el 2018 concluye que la grafología es una pseudociencia que, a modo de ‘técnica proyectiva’, pretende reconocer características psicológicas de la persona que se analiza mediante la escritura manuscrita. En conclusión, la grafología se parece bastante a la astrología. Es decir, que estamos ante otra manifestación del llamado efecto Forer (o falacia de validación personal o efecto Barnum, por P. T. Barnum), es decir, los individuos darán aprobación de alta precisión a descripciones de su personalidad que supuestamente han sido realizadas específicamente para ellos, pero que en realidad son generales y suficiente

mente vagas como para poder ser aplicadas a un amplio espectro de gente. Desgraciadamente hay muchas personas que consideran a la grafología como una ciencia y que lo que estipula es verídico, cuando no es así. Y como es de costumbre, si alguien intenta describir tu personalidad con la grafología, ya sabes que decir. 

Fuente: El Diario; PsyCiencia; Hablando de Ciencia