La enfermedad causada por ver obras de arte

Todos, sin excepción, nos hemos enfermado alguna vez y siempre ha sido por bacterias o algún virus, pero ¿realmente una pintura o un edificio puede causar una enfermedad?

Pues lo creas o no, realmente hay una enfermedad, el Síndrome de Stendhal o Síndrome de Florencia, este puede causar sensaciones muy intensas, como lo son alucinaciones, temblores, mareos e incluso desmayos, todo debido a una impresión muy fuerte.

Dichas impresiones se dan mas que nada al observar piezas de arte, puede ser desde una pintura muy hermosa, hasta una obra arquitectónica perfectamente decorada, usualmente es la belleza de las obras las que producen ese impacto.

La primera en poner nombre a este mal fue la psiquiatra italiana Graziella Magherini en 1979, tras observar varios casos producidos tras el acercamiento a una obra de arte. Entre los más célebres se encuentran por ejemplo, el de un joven que observaba El nacimiento de Venus y tuvo un ataque de epilepsia, o el de un hombre que sufrió un infarto al observar la misma obra de Botticelli. Casos que curiosamente no son los únicos.

Incluso, el primero en hablar sobre estos síntomas es un escritor francés, Henri-Marie Beyle, quien usaba el pseudónimo Stendhal, viajó hasta la ciudad italiana de Florencia seducido por la colosal belleza y monumentalidad de la urbe, así como por su estrecha vinculación con los mejores artistas renacentistas. Una vez allí, visitando la Basílica de la Santa Cruz, describió una serie de sensaciones y emociones que, décadas después, serían reconocidas como el cuadro sintomatológico del síndrome. 

Si aún no lo crees del todo posible, piensa que siempre que escuchamos una canción que nos gusta mucho se eriza la piel o cuando vemos una película a veces lloramos, pu

es el síndrome funciona de un modo similar, por lo que es innegable que algunas piezas de arte despiertan nuestras emociones.

Pero también, hay factores que generan dicho síndrome, como el viajar largas distancias, la interrupción del ciclo del sueño, fatiga, grandes expectativas y emoción por los museos y sus obras, esto según Investigadores del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencias del King´s College London.

Autor entrada: Sofía Pereyra