La ciudad de Petra en Jordán

La ciudad de Petra en Jordán

Una de las Maravillas del Mundo antiguo, la ciudad de Petra es un enclave histórico de Jordania. Conocida como la “Ciudad perdida”, su historia se remonta a la época de los nabateos, en el siglo VII, en la Edad Media fue abandonada y volvió a ser “descubierta” por los occidentales hasta el siglo XIX.

Fue un explorador suizo quien consiguió que habitantes locales lo llevaran a conocer la “ciudad perdida” de la que a veces hablaban, en 1812. Para convencerlos tuvo que convertirse a la religión musulmana y cambió su nombre a Ibrahim Ibn Abd Allah, solamente así ganó la confianza de los pobladores, quienes lo guiaron a Petra. La razón por la que esta ciudad se encontraba oculta es que se ubica en un valle rodeado de montañas rocosas, y a la entrada hay un desfiladero de más de un kilómetro, y en algunos tramos una anchura de dos metros, conocido como el Siq.

Los nabateos eran un pueblo árabe dedicado al comercio. La ciudad de Petra era considerada “la ciudad para el día de mañana”, donde soberanos y ricos mercaderes construyeron edificios excavados en piedra arenisca. Los nabateos tenían varios dioses, y la ciudad está plagada de tumbas. A la entrada se alza la fachada del Tesoro, quizá la tumba del rey Aretas IV. Este lugar era idóneo para ocultarse de los ataques de otros pueblos. Gracias a

su ubicación entre montañas rocosas y por la construcción de canales, en Petra contaban con agua suficiente para todo el pueblo. Como se encuentra en un desfiladero ha sufrido inundaciones varias veces. En una de los últimas fallecieron algunos turistas, por lo que construyeron muros para salvaguardar a los visitantes.

Petra contaba con un teatro con 45 filas de asientos distribuidos en tres sectores horizontales, donde llegaron a haber hasta seis mil espectadores; además tenía otros espacios públicos destinados a la diversión de los pobladores. Aún falta por excavar el ochenta por ciento de la superficie de la ciudad, por lo que aún no se conoce por completo lo que oculta. La causa de su abandono fue un terremoto en el año 363 que destruyó varios edificios de la ciudad. Petra sigue siendo un tesoro arqueológico donde sin duda hallaremos más sorpresas.