Hotei, el “Buda sonriente”

Muchos podemos caer en el error de otorgarle la imagen de gordito, calvo y grandes orejas caídas a Buda, pero nos equivocamos, ya que Buda fue el sabio a través del cual se fundó el budismo en lo alto del Himalaya y que a diferencia de Hotei, no es considerado como un Dios. Recordemos que el budismo es una religión no teísta, es decir, su mayor conocimiento se basa en creencias filosóficas, principalmente en las promulgadas por el “iluminado” Buda.

Su confusión reside en una homofonía, o lo que es lo mismo, dos palabras con misma o parecida pronunciación pero escritas totalmente diferente. Hotei, en el idioma autóctono chino se pronuncia “Budai”, esto unido a la “invasión” de motivos, estatuas y amuletos orientales a nuestra tradición, teniendo en cuenta el gran desconocimiento que tenemos sobre ello, ha propiciado que la figura de Hotei se haya bautizado en nuestra cultura como el Buda Sonriente o el Buda Gordo.

Según las mitologías china y japonesa, Hotei fue un semilegendario monje zen de la dinastía Liang, muy popular en China y el Sudeste Asiático, sin que se disponga prácticamente de datos sobre su existencia rodeada con el paso del tiempo de incontables anécdotas y mitos. En texto zen de 988 habla de un excéntrico monje que “vagaba por ahí con un saco de tela”, sin aportar más detalles.

Con arreglo a otras versiones, se trataría de una cierta recreación de un sacerdote itinerante de la dinastía Song, llamado Ch’i-t’zu, Qici o Keishi que vivió a caballo entre los siglos IX y X.

Especialmente en Japón, donde forma parte de los denominado

s “siete dioses de la fortuna”, se le considera el dios de la felicidad y la abundancia, los adivinos y los taberneros, caracterizado por un temperamento alegre, benévolo y amable, dispuesto a transportar sobre su espalda a las mujeres y a los niños a través de los ríos; se le representa con un saco a sus espaldas.

Se dice que el monje vivió durante 1,000 años y que mucha gente cree que es de buena suerte frotar el voluminoso vientre del Buda.

Autor entrada: Lea Lakshmi