¿Existieron las sirenas?

¿Existieron las sirenas?

Las sirenas: féminas de bello rostro, largos cabellos y voz espectacular. ¿Esto son las sirenas? Al menos la etimología del término nos indica eso, pues proviene del vocablo púnico sir (canto) y el semítico seiren (hembra que fascina con sus cantos). Su canto seductor tiene como objetico fascinar y llevar a la inevitable muerte a los marineros que lo escuchen. Así es, no estamos equivocados en que son seres fantásticos y hermosos como los de los cuentos, leyendas y películas, pero la mitología las describe también como seres despiadados y crueles, aunque siempre sabios.

Las sirenas son seres híbridos con cabeza de mujer y cuerpo de pájaro. Esta hibridez se atribuye a un castigo impuesto por Démeter al no lograr impedir que Perséfone fuese raptada por Hades, lo que les otorgó un carácter funerario. La primera referencia donde aparecen estos seres híbridos mujer-pájaro o arpías es el canto XII de la Odisea, en donde se narra cómo Ulises, instruido por Circe, tapó los oídos de sus marineros con cera y se hizo atar al mástil de su embarcación para poder escuchar los cantos de estos seres sin sucumbir ante ellos.

Al estar asociados con el mar y gracias a la tradición oral, las sirenas se fueron transformando en seres acuáticos, con cuerpo de mujer y desde la cintura un pez con aleta. Estos seres se caracterizan por su larga cabellera y su torso desnudo, además pueden portar instrumentos musicales como la flauta, la lira o la viola, que aluden a su vanidad, lujuria y al engaño

, en general a su canto mortal.

Gracias a la imaginación humana tenemos iconografías de sirenas pájaro y pez simultáneamente, o sirenas con dos colas, o patas, y otras que demuestran que definitivamente estos seres viven en nuestra imaginación y se trasforman con el paso del tiempo.