Estilos de Aprendizaje: La falacia más grande en el aprendizaje y en la educación.

Estilos de Aprendizaje: La falacia más grande en el aprendizaje y en la educación.

¿Alguna vez has escuchado hablar de la teoría de los estilos de aprendizaje?, es muy probable que sí lo hayas escuchado, ya que desde que se descubrió esta teoría se ha ido enseñando para mal, de generación a generación. Tal vez te preguntes ¿Porque mi desprecio hacia esta teoría?, bueno, para responderte, primero tendré que explicarte en que consiste esta teoría. La teoría de los estilos de aprendizaje es una de las teorías más conocidas y desgraciadamente aplicada en este siglo XXI. Esta teoría fue propuesta por David Kolb en 1984, en este sentido, Kolb creía que nuestros estilos individuales de aprendizaje emergen debido a tres factores causales: la genética, las experiencias de vida y las exigencias del entorno. A partir de esto, el desarrollo una teoría del aprendizaje experiencial y un inventario de estilos de aprendizaje.

En su teoría de del aprendizaje experimental, explicaba que el aprendizaje se podría explicar en cuatro etapas; 1) primero las experiencias inmediatas y concretas sirven de base para la observación; 2) con esto, el individuo reflexiona sobre estas observaciones y comienza a construir una teoría general de lo que puede significar esta información; 3) con esto, el aprendiz forma conceptos abstractos y generalizaciones basabas en sus hipótesis; 5) por último, el estudiante prueba las implicaciones de sus conceptos en situaciones nuevas. Una vez completados estas etapas, el proceso reinicia con la primera fase del proceso experimental.

Resumen grafico de la Teoría del aprendizaje experimental.

Conforme Kolb fue investigando, desarrollo dos dimensiones principales: activo/reflexivo y abstracto/concreto, dando así el comienzo de los estilos de aprendizaje. Kolb identifico 4 estilos de aprendizaje; el convergente, en este describía personas que poseían habilidades predominantes en las áreas de la abstracción, conceptualización y Experimentación Activa; el divergente, personas creativas y emocionales que manifiestan habilidades dominantes en las áreas de la experiencia concreta y observación reflexiva, esencialmente todo lo opuesto a los convergentes; el asimilador, personas con habilidades en áreas de abstracción, conceptualización y observación reflexiva, la compresión y creación de modelos teóricos puede ser una de sus mayores fortalezas; y por último, el acomodador, personas fortalezas en la experiencia concreta y experimentación activa, este estilo es básicamente lo contrario al estilo Asimilador.

Imagen de las dimensiones de aprendizaje de Kolb

Si, ya se, se que ahora que has leído en que consiste la teoría pienses que no esta del todo mal, además, ¿Cómo una teoría que se ha seguido utilizando podría estar mal o errónea?, bueno para darte una respuesta simplificada es un poco difícil, puesto a que es un tema al que ha tenido muchas controversias. Aun a pesar de eso, intentare explicarte como es que esto ha conllevado a una gran falacia en la enseñanza y en la educación.   

Veras el concepto y la existencia de estilos de aprendizaje ha estado plagado de muchísimas controversias y es que desde que se descubrió esta teoría se han desarrollado diferentes líneas de investigación los cuales se han popularizado para mal, entre estas podemos encontrar; el Modelo de Programación Neurolingüística (PNL), el Modelo de los hemisferios cerebrales, el Modelo de Felder y Silverman e inclusive el Modelo de las Inteligencias Múltiples. Desgraciadamente, desde que se popularizo estos modelos se ha pensado que así es como aprendemos y así se debe de enseñar. Sin embargo, desde hace más de una década, se han realizado diferentes estudios que han puesto en duda dichos métodos. El problema mayor es que muchos pedagogos e inclusive psicólogos educativos se aferran a lo convencional, pensando que los estilos de aprendizaje son legítimos y que pueden adaptar sus estrategias de estudio fuera de la clase para que coincidan con estos estilos de aprendizaje.

Imagen explicativa de las diferentes líneas de investigación sin ninguna veracidad científica

Es increíble como existen incontables malas prácticas en donde se siguen implementando estos métodos, creyendo en los estilos de aprendizaje, aun a pesar de que no hay evidencia que respalde que enseñar con el “estilo” preferido del estudiante de mejores resultados de enseñanza.

Existen muchísimas críticas, algunas de estas son; que no existe un marco coherente de estilos de aprendizaje preferidos, ya que generalmente, los individuos se clasifican en uno de los tres estilos preferidos de aprendices auditivos, visuales o quinestésicos, basados ​​en un autoinforme, ante esto, también existen otras investigaciones en donde se han encontrado que los estudiantes que afirmaban ser aprendices visuales o verbales pensaban que recordarían mejor las imágenes o las palabras, pero esas preferencias no tenían correlación con lo que realmente recordaban mejor. El segundo problema es que se sabe que el aprendizaje converge. Finalmente, y la principal, es que ha habido estudios sistemáticos de la efectividad de los estilos de aprendizaje que, constantemente, no han encontrado evidencia para apoyar la hipótesis de esta teoría.

La creencia es persistente por una razón, las personas que siguen utilizando estos métodos se aferran a que cuando alguien se hace una auto evaluación de estos supuestos “estilos” y aprenden cuando algo coincide con su estilo suponen a que esto es cierto. Lo que, si es cierto, es que durante mucho tiempo se invirtieron una gran pérdida de recursos intentando capacitar a muchísimos profesores para que estos adaptaran todos sus programas a las preferencias de aprendizaje de cada estudiante. Sin embargo, lo que si se debiera de hacer es que los profesores puedan darle herra

mientas a los estudiantes para desarrollar habilidades de aprendizaje flexibles que puedan utilizar dependiendo de las características de los temas y materias a abordar. Así que si alguien te dice que los estilos de aprendizajes sirven para que los estudiantes aprendan mejor, no dudes en explicarle porque es una falacia.

Fuente: Psyciencia; Revista Iberoamericana de Psicología; Husmann, P. R. y O’Loughlin, V. D.; The british psychological society; Tourón, J.