¿Es posible viajar en el tiempo?

¿Es posible viajar en el tiempo?

Desde siempre, el ser humano ha fantaseado con viajar en el tiempo. El escritor británico H.G. Wells de 1895 contaba en ‘La máquina del tiempo’ cómo sería este artefacto, con todo lujo de detalles, y así se posicionó como uno de los primeros escritores de ciencia ficción de la historia. En realidad tampoco necesitaríamos hacer uso de la ciencia ficción: de acuerdo con la Teoría de la Relatividad de Einstein, cuanto más rápido te mueves por el espacio más lento te mueves en el tiempo (en otras palabras, envejeces más lentamente).

Según Stephen Hawkins, la ausencia de turistas del futuro en la historia es un argumento en contra de la existencia del viaje en el tiempo. Algo así como la Paradoja de Fermi (¿dónde están?), que, sin embargo, algunos se atreven a rebatir: si alguna vez podemos viajar al pasado no podremos hacerlo a un tiempo anterior a la creación de una supuesta máquina del tiempo, la cual aún no se ha inventado.

Via­jar al fu­tu­ro es téc­ni­ca­men­te po­si­ble. La teo­ría de la re­la­ti­vi­dad de Al­bert Eins­tein lo pre­di­jo y la evi­den­cia lo de­mues­tra. 

Cuan­do algo o al­guien via­ja a una ve­lo­ci­dad muy alta, el tiem­po para él pasa más len­ta­men­te. Ima­gi­na a dos ge­me­los: uno de ellos es as­tro­nau­ta y via­ja al es­pa­cio con una ve­lo­ci­dad cer­ca­na a la de la luz. Cuan­do vuel­ve, des­pués de unos seis años, se da cuen­ta de que el her­mano que se que­dó en la Tie­rra ha en­ve­je­ci­do más ya que para él han pa­sa­do 10 años. El ge­me­lo as­tro­nau­ta, via­jó cua­tro años al fu­tu­ro. 

Este es un efec­to real que se ha me­di­do con re­lo­jes ató­mi­cos en sa­té­li­tes. De he­cho, el GPS de tu ce­lu­lar tie­ne que to­mar en cuen­ta el via­je al fu­tu­ro de los sa­té­li­tes para cal­cu­lar con pre­ci­sión tu ubi­ca­ción. 

Sin duda alguna los viajes en el tiempo seguirán siendo un enigma grande sin resolver hasta que la respuesta sea rotunda y contundente, por ahora solo nos queda seguir soñando con la fantasía de poder dominar algo tan grande y complejo como lo es el tiempo. Mientras tanto vivamos en el ahora que la vida se va (al parecer) cada vez más rápido y lo único que nos queda es existir en esta línea de espacio-temporal y sentirnos plenos como los que realizamos hoy en día

, porque si no es hoy, ¿entonces cuando?

“Tal vez la vida se aferra a estos terrenos donde la entropía va en aumento, ya que necesitamos la flecha del tiempo para existir”, dijo Albrecht. La razón de tiempo, como Albert Einstein una vez dijo en broma, “es para que todo no suceda a la vez.”

Por otra parte, Albrecht dijo: “usted podría imaginar un universo donde los ciclos de la entropía suben y luego vuelven a bajar”.