¿En qué consiste el ritual del Handfasting?

¿En qué consiste el ritual del Handfasting?

Los sentimientos de la pareja son los que realmente dan significado a una boda y a su vez, los rituales nupciales siempre están repletos de elementos con mucho significado, por ejemplo, en las bodas convencionales, algunos de ellos son el anillo de compromiso, el lazo, el velo y el ramo de novia, mientras que en una boda celta lo es la cinta con la que se atarán las manos.

La Ceremonia Celta del matrimonio tiene un significado más profundo que el que se le da en otras religiones actuales. El ritual de la unión de manos o “Handfasting” es una antigua costumbre celta en la que las parejas unen sus manos con un lazo como símbolo de eternidad. Según los celtas, dos almas se unen para que sus fuerzas y cualidades se dupliquen y suplan sus carencias y defectos con el apoyo y aprendizaje del otro y, como casi todas las costumbres celtas, el rito completo es un tanto desconocido, aún así se ve en la mitología irlandesa y en movimientos druídicos modernas bodas celtas que son bastante interesantes y pueden aproximarse a ceremonias originales.

Esta ceremonia se realiza siempre al aire libre, en un ambiente con mucha naturaleza y el vestido de novia tiene que ser lo más cercano posible a la vestimenta que originalmente llevaban las novias celtas: un vestido sencillo, ligero, de una tela muy liviana y fina, de confección sencilla, pero no por eso menos elegante y bonito. El novio puede llevar su clásico traje de novio o elegir un estilo más casual o más inspirado en la ceremonia misma. Los invitados visten en la misma línea, con trajes más informales que en las ceremonias eclesiásticas. La ceremonia la realizará uno o dos sacerdotes especialistas en ceremonias celtas. Se prepara con un círculo hecho con flores y con cuatro velas en los cuatro puntos cardinales, que será el templo de la unión.

Según este rito, la pareja aumenta sus fuerzas, suma sus virtudes y suple sus defectos, esta alianza convierte a los novios en perfectos compañeros, guías y maestros. Tras entrelazar las manos con la cuerda o lazo, la pareja tiene que quitar las manos sin deshacer el nudo y guardar las cuerdas como recordatorio de los votos que se hicieron el uno al otro. 

El color del cordón que se elija también tiene su simbolismo, h

ay parejas que trenzan cuerdas de diversos colores que representan lo que aspiran en su vida en común.

En la antigüedad, las parejas celebraban esta unión de manera pagana ante testigos. En Escocia era costumbre que la pareja viviese como matrimonio durante un año y un día antes de que la boda fuese aprobada. 

Esta tradición incluso se incorporó en la boda real del Príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton en 2011, el Arzobispo de Canterbury unió sus manos con un lazo satinado y pronunció la frase “A los que Dios ha unido, no los separe el hombre“.