El pulque y sus beneficios

El pulque y sus beneficios

El pulque es una bebida tradicional que actualmente está volviendo a ser valorada, a pesar de que mucho tiempo fue vista como una bebida de poco valor. De origen prehispánico, el pulque era utilizado en rituales sagrados de pueblos mesoamericanos, donde ancianos y sabios lo consumían en celebraciones victoriosas (por eso se conoce como ‘bebida de los dioses’). También fue muy popular durante la Revolución Mexicana, período en el cual, se dice, fue un recurso estratégico al igual que el ferrocarril.

El pulque, ícono de nuestra gastronomía, se obtiene al fermentar el aguamiel del maguey. Esta bebida tiene propiedades medicinales y nutricionales, por lo que antes fue muy importante en la dieta. Además de contener carbohidratos, minerales, fibra y proteínas, cuenta con vitaminas del complejo B (B1, B5, B2) que ayudan a nuestro metabolismo; es rico en vitamina C y contiene minerales como fósforo y hierro. El aguamiel y el pulque poseen lactobacilos que regeneran la flora gastrointestinal, por eso antiguamente se usaba como tratamiento para enfermedades relacionadas con el estómago. Asimismo, puede ayudar a personas que sufren enfermedades renales; funciona como suplemento alimenticio por sus propiedades nutritivas; es rico en bacterias con características probióticas que inhiben microorganismos patógenos; y es altamente diurético.

Muchas personas prefieren “curarlo”, ya sea porque encuentran el sabor poco atractivo o porque lo prefieren así, con sabor a f

ruta. Para ello basta mezclarlo y sentir su sabor ligero. Es impresionante la cantidad de frutas con la que puede prepararse, y además, su bajo costo. Para aprovechar al máximo sus beneficios se recomienda beberlo durante las 24 horas posteriores a su fabricación porque sus bacterias benéficas no tienen una larga vida.

Sin duda el pulque es patrimonio cultural de México. Aunque el siglo pasado su consumo disminuyó con el auge de las cerveceras, actualmente se están revalorando sus propiedades y sabor.