El origen del día de los enamorados

El origen del día de los enamorados

Cada 14 de febrero, en varias partes del mundo, se celebra al amor y la amistad, un día donde el color rojo es el protagonista y cada rincón se llena de corazones, flechas, cupidos y parejas brindando por su amor en el Día de San Valentín, sin embargo no todos conocen el origen de está celebración.

Su origen se remonta hacia el siglo III, en Roma, basada en una leyenda que cuenta la emotiva historia de un sacerdote que desafió las órdenes del emperador romano Claudius Aurelius Marcus Gothicus, Claudio II, quien había prohibido la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque a su entender los solteros sin familia y con menos ataduras eran mejores soldados.  

El sacerdote San Valentín consideró que el decreto era injusto y en secreto celebraba matrimonios para jóvenes enamorados y por esto fue martirizado y posteriormente  ejecutado el 14 de febrero. El emperador Claudio ordenó que se  encarcelara a Valentín, entonces el oficial Asterius, encargado de encarcelarle, quiso ridiculizar y poner a prueba a Valentín retándolo a que devolviese la vista a una hija suya, llamada Julia, que nació ciega, Valentín aceptó y, en nombre del Señor, le devolvió la vista. 

Este hecho estremeció a Asteri

us y su familia, quienes se convirtieron al cristianismo, Valentín siguió preso y el emperador Claudio finalmente ordenó que lo ejecutaran el 14 de febrero del año 270. La joven Julia, agradecida, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba, de ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos. 

Un par de siglos después, el papa Gelasio I quiso conmemorar este bonito gesto que tuvo Valentín, haciéndole santo y añadiendo el día de su ejecución al calendario litúrgico para celebrar el amor. En 1969 el Concilio Vaticano II quiso eliminar esta celebración, pero era demasiado tarde, ya que con el paso de los años se había convertido en un negocio con el que hacer regalos y formaba parte de la cultura popular.