El origen de Santa Claus

El origen de Santa Claus

Diciembre está llegando y con el vienen las festividades navideñas. Cuando pensamos en esta época del año todos lo relacionamos con regalos y “Santa Claus”.

También conocido a lo largo del mundo por múltiples nombres, tales como “Papá Noel”, “San Nicolás”, “Viejito Pascuero”, “Padre Hielo”, etc., lo que no varía es la figura del viejito barrigudo vestido con un traje rojo, barba blanca y mejillas rosadas. La leyenda sobre él, nos da a conocer su origen y procedencia.

Cuenta la historia que Nicolás de Bari, que luego se convertiría en San Nicolás, nació en el siglo IV en Patara, una ciudad del distrito de Licia, en lo que actualmente es Turquía, dentro de una familia rica y acomodada, aunque él destaco por su sencillez y humildad. Se ordenó sacerdote y durante toda su vida sirvió a los más pobres, su fama de benefactor era tal que los niños dejaban sus zapatos fuera de casa para que el obispo depositara algunas monedas ahí.

A sus 19 años, Nicolás decidió dar toda su riqueza a los más necesitados y marcharse a Mira con su tío para dedicarse al sacerdocio. Allí fue nombrado obispo y se convirtió en santo patrón de Turquía, Grecia y Rusia. Además fue nombrado Patrono de los marineros porque, cuenta una historia que, estando alguno de ellos en medio de una terrible tempestad en alta mar y viéndose perdidos, comenzaron a rezar y a pedir a Dios la ayuda del santo, y las aguas se calmaron.

San Nicolás falleció el 6 de diciembre del año 345 y, puesto que esa fecha está muy próxima a la Navidad, se decidió que este santo era la figura perfecta para repartir regalos y golosinas a los niños el Día de Navidad. Desde el siglo VI, se empezaron a construir templos en su honor y en 1087 sus restos fueron llevados a Bari, en Italia.

Fue en el año 1809 cuando el escritor Washington Irving transformó el nombre del santo holandés Sinterklaas en Santa Claus. En 1823, el escritor inglés Clement Moore escribió el poema “Una visita de San Nicolás”, imaginando que Papá Noel surcaba los cielos en un trineo llevado por, al menos, nueve renos: Rudolph, Donner, Blitcher, Cometa, Cupido, Brillante, Danzante, Centella y Zorro, y no que repartía sus regalos a pie o montando en un caballo como se había aceptado hasta entonces.

En el año 1863 Papá Noel tomó la apariencia que tiene en la actualidad, la obra fue hecha por Thomas Nast, un dibujante que diseñó el personaje basándose en los obispos antiguos, un personaje bonachón, gord

o y con una poblada barba blanca.

En el año 1930 Coca Cola compró los derechos de Santa Claus y empezó a utilizar su figura en sus anuncios publicitarios, hasta entonces no hubo una asignación clara al color de la vestimenta de Papá Noel y se utilizaba con frecuencia el color verde.

Por lo tanto, al contrario de lo que muchos creen, Santa Claus no nació de la mano de Coca Cola, aunque sí fue la compañía estadounidense quien le dio su característico color rojo.