El IG Nobel

El IG Nobel

Desde 1901, la Fundación Nobel otorga premios para reconocer investigaciones, personajes e instituciones que trabajan en pro del bienestar de la sociedad. Asimismo, existe una distinción otorgada a los resultados de ciertas investigaciones científicas que pueden resultar extravagantes o hasta ridículas, galardones conocidos como premios IG Nobel.

Este premio se otorga desde 1991 gracias a la revista Annals of Improbable Research, con sede en Cambridge, Massachusetts, cuyas publicaciones recurrentes son investigaciones científicas improbables. Al igual que el Nobel, estos premios son divididos en categorías. Su nombre es el resultado de un juego con la fonética del vocablo inglés ignoble (pronunciado ig-no-bel) que en otras palabras fue denominado “el Nobel innoble”. Sin embargo, esto no significa que los trabajos premiados sean inútiles o falsos, sino se honra a las investigaciones que por sus peculiaridades no son reconocidas.

La selección de los ganadores es realizada por científicos, ganadores de premio Nobel, atletas, divulgadores de ciencia y gente común y corriente. Algunas de las investigaciones premiadas son:

Jerald Bain, del Hospital Monte Sinaí de Toronto, y Kerry Siminoski, de la Universidad de Alberta, fueron laureados en 1998 en el campo de la estadística, por sus detalladas y cuidadosas tablas proporcionales que hacen posible predecir el tamaño del pene de un hombre a partir de s

u peso, estatura y el número de su calzado.

En 2005, el premio en economía fue para Gauri Nanda, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, quien desarrolló un reloj despertador que al sonar huye y se esconde, con la finalidad de que las personas salgan de la cama para desactivarlo.

En 2006, el premio en literatura fue para Daniel Oppenheimer, de la Universidad de Princenton, por sus estudios sobre las consecuencias de utilizar palabras largas innecesariamente, que demostró que la tendencia es considerar superior la inteligencia de los autores que escriben ensayos en un lenguaje más simple que aquellos que lo hacen con un lenguaje rimbombante.