El festival del taco y la salsa en Xalapa, Ver.

El festival del taco y la salsa en Xalapa, Ver.

Alimento típico mexicano compuesto de una tortilla, ya sea de maíz o de harina, y le sigue un guisado en medio que puede ser de verduras, pollo, carne de res o pescado acompañado de una salsa verde, roja, de chile seco, con habanero, entre otras más. Todo esto se llevó a cabo el pasado fin de semana en un festival que sólo en México puede darse; el del taco y la salsa los días 15 al 17 del presente mes en el barrio Xallitic.

Antes de abordar mi experiencia en la degustación, me gustaría mencionar algunas cosas curiosas sobre el taco. Para comenzar, nadie sabe a ciencia cierta en qué momento surgió ni quién fue el que lo inventó y, sin embargo, hay algunos atisbos en nuestro antepasado prehispánico. Uno de ellos surge gracias a cronistas como fray Bernardino de Sahagún y Bernal Díaz del Castillo quienes narran y detallan haber visto a Moctezuma tomar pedazos de maíz plano y seco, remojarlos en molli (lo que parece ser mole). Además de eso, se dice que los antiguos usaban estos pedazos de maíz como si fuesen cucharas, así pues, sostenían su comida para llevarla a la boca y, al mismo tiempo, comer esta “tortilla antigua”.

Algunos expertos en historia aseguran que el taco proviene de la palabra tlahco que significa mitad o en el medio, una referencia sutil a que el taco se dobla por la mitad para poder sostener su contenido y así comerlo sin dificultad. Pero insisto, es muy opaca la historia del taco ya que hasta el siglo XIX es cuando se empieza a tener registro de estos.

Una vez dicho lo anterior, procederé a contar mi experiencia gastronómica en el dicho festival.

Había una gran variedad de tacos. No podían faltar los famosos de pastor o, como algunos le dice, de trompo, aunque he de confesar que no había muchos de estos. Se encontraban un par de “carnitas” que se servían de acuerdo con lo que el cliente pedía: con cueritos, de chicharrón, maciza o mixto. En lo particular, me gustaron los de maciza pues ya con la salsa se potenciaba el sabor.

Abundaban los tacos de guisado y esos me sorprendieron pues me recordaban a casa. Había de todo tipo, desde chicharrón en salsa verde hasta pollo (tipo tinga). Asimismo, se ubicaban los famosos árabes con tortilla de harina y una carne muy bien sazonada, acompañando, obviamente, con salsa. También fue una sensación el taco de insecto con sus respectivas salsas de molcajete.

¿Necesitabas tomar algo para pasar la comida? No había de qué preocuparse porque los jugos y aguas frescas estaban a la orden. Y si estabas en busca de algún postre, había tacos dulces. La tortilla, por así decirlo, era de oblea de chocolate y el guiso, en este caso, fue de crema pastelera con un toque de queso-crema. Y el sustituto de la salsa fue una crema tipo Nutella con trozos de fresa, una de cajeta y mazapán, otra más de zarzamora. Para acompañar este manjar exquisito, se encontraba un anexo de café y algunos postres. Siendo Xalapa, no podía esperar un mal café pues todos estaban deliciosos.

Quizá lo que hizo falta fueron más salsas. Si bien había en casi cada puesto de tacos, las variantes eran pocas y

siempre había chile seco; nada en contra de esta salsa, sino que esperaba algo más pues el otro título del festival fue la salsa. De ahí en fuera, me parece que fue acertado realizar el evento en el centro de la ciudad y, además, es un apoyo a todos los emprendedores gastronómicos para que den a conocer su propuesta.

Fuente: Historia del Taco