El corazón de Chopin que está en Polonia, ¿verdad o mito?

El corazón de Chopin que está en Polonia, ¿verdad o mito?

Una de las figuras más importantes del romanticismo musical es sin duda Frederic Chopin. Sin embargo, su muerte sigue siendo un misterio ya que algunos expertos aluden a que falleció de tuberculosis, una enfermedad paradójicamente popular del siglo XIX dentro de la burguesía, otros, mencionan que también fue la pericarditis que afecta al corazón. Independientemente de cual sea la razón, lo que compete en el presente artículo es sobre el corazón del músico (literalmente hablando).

Chopin fallece un 17 de octubre de 1849 a los 39 años en París. Se dice que estaba obsesionado con que fuera enterrado de forma prematura, por lo que pidió que, tras su muerte, inmediatamente le extrajeran su corazón. Cosa que sucedió. Este órgano fue depositado en una cripta llena de coñac que se conserva en una iglesia de la Santa Cruz, en Varsovia.

No obstante, esta acción que el compositor romántico pidió no es más que una leyenda ya que, según informes forenses, se pidió realizar una autopsia tras la muerte de Chopin. Penosamente, el informe redactado por el médico Jean Cruveihier se perdió, pero, una de las últimas alumnas escribió una carta a otro gran pianista de la época, Franz Listz, en la que mencionaba que la autopsia no determinó la causa de muerte de Chopin, pero que es una enfermedad extraña hasta ese momento.

¿Es el verdadero corazón de Frederic Chopin? Algunos estudios afirman que, en efecto, lo es. En 2014 se llevó a cabo una ceremonia privada en dicha iglesia polaca en la que se extrajo el frasco donde está el órgano. Se extrajo y fue previamente analizado y sometido a experimentos por expertos. El motivo inicial era saber de qué había muerto el célebre pianista. Responder la incógnita de antaño.

No obstante, dicha labor no fue fácil. Para comenzar, había que asegurarse que el todo el objeto era de Chopin, ya que hay varias historias que cuentan no lo es. La más interesante y relevante se remonta en la segunda guerra mundial cuando un soldado alemán entró a la iglesia de la Santa Cruz tras haber sido destruida por un bombardeo nazi. Este, sacó el frasco con el corazón sabiendo lo valioso que es y así poder protegerlo. Pasó por muchas manos y, según se cuenta, un general de la SS, Erich von dem Bach-Zelewki regresó el frasco después de haber tomado la ciudad en el verano de 1944. Aunque es difícil saber dichos actos pues la historia ha sido (y será) manipulada a conveniencia de los ganadores, es decir, puede que no sea del todo cierto esta historia “heroica” del general de la SS.

Retomando los estudios oculares, se asegura que el tipo de frasco, líquido y vidrio, así como el tipo de hilo para coser el corte son de la época. Ergo, el corazón es de Chopin. No hay duda.

Este o no el corazón de Frederic Chopin en ese lugar y el que no exista evidencia fotográfica de ello, abre la especulación de que quizá es solo una leyenda más que rodea a esto

s genios del arte. Ya se ha confirmado que sí es, pero la duda sigue haciendo eco en la sociedad. Por su parte, el frasco estará en reposo y perfectamente sellado hasta el año 2064, recomendación que los científicos han dado a la comunidad encargada del objeto ya que habrá que cambiarlo de recipiente y líquido.   

Fuente: NatGeo; Heraldo