El club de los 27: genios de la música que murieron trágicamente

El club de los 27: genios de la música que murieron trágicamente

El club de los 27 o Forever 27 Club, hace referencia a una teoría que clasificó una tendencia de fallecimientos de músicos legendarios a los 27 años en Hollywood, cuando se encontraban en la cima de su carrera artística. Entre los artistas de este Club de los 27 aparecen Amy Winehouse, Jimi Hendrix, Jim Morrison, Brian Jones, Kristen Pfaff, Kurt Cobain y Robert Johnson.

Amy Winehouse fue encontrada muerta el 23 de julio de 2011; se declaró como causa una intoxicación alcohólica. El informe de su fallecimiento reveló que la intérprete tenía más de cinco veces el límite de alcohol permitido para conducir.

Jimi Hendrix, el más grande guitarrista de todos los tiempos falleció el 18 de septiembre de 1970. Ese día, Monika Dannemann, su novia, se encontraba con él. Declaró que, tras haber estado bajo mucha presión, ingirió una alta cantidad de somníferos y sufrió una sobredosis. Durante su trayecto al hospital, los pulmones de Jimi se llenaron de vómito y su corazón se detuvo.

Janis Joplin murió por una sobredosis de heroína el 4 de octubre de 1970. Tiempo después se puso en duda el motivo de su muerte e incluso se especuló que otra persona pudo haber estado involucrada en los hechos.

La muerte de Jim Morrison es uno de los hechos más sorprendentes y enigmáticos, el músico fue encontrado en el departamento donde vivía con su pareja. Si bien se registró que el cantautor murió por un fallo cardíaco agravado por el consumo excesivo de alcohol, nunca se llevó a cabo una autopsia y tiempo después surgieron teorías sobre su muerte. La cantante británica Marianne Faithfull declaró que su novio, y traficante de heroína, Jean de Breiteuil, era el culpable de la muerte del vocalista The Doors, pues fue quien le suministró las drogas.

Kurt Cobain, cantante de Nirvana, se suicidó con un balazo en su casa de Seattle. Su nota fue la siguiente:

Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando ni creando música, ni tampoco escribiéndola, ni siquiera haci

endo rock’n’roll. (…) Gracias a todos desde lo más profundo de mi estómago nauseabundo por vuestras cartas y vuestro interés durante los últimos años. Soy una criatura voluble y lunática. Se me ha acabado la pasión, y recordad que es mejor quemarse que apagarse lentamente. Paz, amor y comprensión. Kurt Cobain

Frances y Courtney, estaré en vuestro altar. Por favor, Courtney, sigue adelante por Frances, por su vida que será mucho más feliz sin mí. Los quiero.”