El chicle, una golosina con un origen muy mexicano

El chicle, una golosina con un origen muy mexicano

Sin duda uno de los recuerdos preciados de la infancia son los chicles; por unos centavos disfrutabas goma del color y sabor que eligieras. ¿Sabías que en la historia del chicle como lo conocemos en la actualidad tuvo que ver la ambición de Antonio López de Santa Anna? Quién más que este peculiar personaje que, además de ser recordado por haber concedido a los Estados Unidos una parte del territorio mexicano, organizó un velorio digno para la pierna que perdió en una batalla contra los franceses. El general Santa Anna sabía que las fuerzas mexicanas que había dirigido en San Jacinto masticaban chicle, y conocía el enorme valor de éste entre las tropas.

El origen del chicle proviene de la cultura maya. Hace más de 2000 años esta cultura empleaba la resina lechosa del chicozapote. Primero hacían incisiones sobre la corteza del árbol para que la resina cayera en vasijas que colocaban debajo, después la secaban y obtenían una goma que usaban para la limpieza de los dientes o para inhibir el hambre cuando hacían rituales de ayuno.

Santa Anna le presentó la resina a Thomas Adams, ex fotógrafo militar de la Guerra Civil, pues estaba seguro de que con esta goma se podría generar una fortuna. Adams experimentó con ella, hizo desde juguetes hasta botas para lluvia, pero nada funcionó. Con el apoyo de sus hijos y guiándose con la idea de John Baker Curtis, quien comenzab

a a comercializar parafina para mascar, decidió mezclar la resina con parafina, agregarle sabor y meterlos en cajas de colores. Nombró a su marca Adams New York No.1. Después, en 1871 inventó los primeros chicles que hacían bombas y más tarde fundó Adams Sons and Company, que produciría también los Chiclets Adams.

El chicle traspasó las fronteras durante la II Guerra Mundial, porque los soldados estadounidenses lo llevaban como insumo prioritario, porque los ayudaba a relajarse, a estimular la producción de saliva y a inhibir el hambre. Era tan codiciado por las tropas que su traslado marítimo a través del Golfo de México era custodiado por submarinos. Desde entonces se expandió su uso y logró el éxito comercial.