El cantante o cantor de Jazz: la primera película sonora de la historia

El cantante o cantor de Jazz: la primera película sonora de la historia

La música y el cine, ambas siendo arte por excelencia, viven casi una de la otra. Dicho de otro modo, son un binomio que hace sinergia y agradece el ser humano cuando las ve juntas. Si vamos al cine escuchamos estas hermosas bandas sonoras, tal es el caso del Señor de los Anillos, Star Wars, Harry Potter o qué me dicen de ese par de notas cuando se acerca un tiburón (Jaw), por decir algunas. Pero todas y cada una de las películas tienen música que envuelve al espectador.

Es menester mencionar que el cine sonoro sucedía desde antes de esta película que se abordará. Los hermanos Lumeire comercializaron cintas con música que eran más bien canciones, obras de corta duración. Algo así sucedió con unas obras de origen francés, las cuales algunos consideran como las primeras bandas sonoras, aunque esto no es del todo cierto pues eran, como ya se dijo, canciones que fueron plasmadas en la pantalla.

Sin embargo, no fue hasta la década de los 20s con “el cantante de Jazz” en donde se utilizó lo último en tecnología, en particular el vitaphone o vitáfono. ¿Qué es eso? En pocas palabras es el sistema que se utilizó, desarrollada por Bell Telephone Laboratories y Wstern Electric en 1926, que posteriormente fue comprado por Warner Bros para usarlo en sus proyectos. Este artefacto haría la vida más sencilla al momento de amalgamar y sincronizar la película con la música.

The Jazz Singer, en su nombre original, no fue la primer película que usó esta tecnología, pero sí la primera en usarse durante el largometraje. Fue estrenada, además, un 6 de octubre de 1912 en el cine de los Warner Brothers en Nueva York. Dirigida por Alan Crosland y protagonizada por Al Jonson, quien se le otorgó un Óscar honorífico por se parte de tal hecho. Llegó a recaudar alrededor de 7.5 millones de dólares.

La historia se centra en un joven perteneciente a una familia judía de tipo ortodoxa. Su padre, rabino de una sinagoga, quiere que su hijo se quede con el puesto, pero este quiere el mundo musical por lo que decide partir a Los Ángel

es. Siente una gran atracción por la música y, sobre todo, por el jazz.

Este joven soñador llamado Jackie se encuentra con una bailarina quien le ayuda a entrar a los escenarios de Brodway. Pasan los años tenaces del protagonista y se convierte, finalmente, en un músico de jazz que se hace denominar Jack Robin.

Algunas películas llegaron a ser puramente musicales, como por ejemplo El artista del 2011; la más cercana hasta el momento. Pero el paso el tiempo y la tecnología ayudó a que la música y el cine fueran más complejos. ¿Qué bandas sonoras recuerdas del cine? No cabe duda de que esta estaría ligada a una escena majestuosa que hace eco en la memoria.