El bisonte regresa a Coahuila después de un siglo

El bisonte americano de las planicies, cuyo nombre científico es Bison bison, es el mamífero más grande del continente americano. Antiguamente su hábitat abarcaba México, Estados Unidos y Canadá. En México, los estados de Coahuila, Chihuahua, Sonora, Nuevo León y Durango fueron santuarios del bisonte americano. Sin embargo, estos animales, como otras especies, fueron desapareciendo hasta casi extinguirse. La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), est

ima que hace un par de siglos la población mundial de bisontes era de 30 millones, mientras que a inicios del siglo XX la población se redujo a tan sólo 1,000 ejemplares. Se sabe que las principales causas de esta reducción de la especia fueron la caza, enfermedades y la destrucción de los pastizales en que habitaron.

En México, a mitad del siglo XIX el bisonte estaba extinto. Fue hasta hace algunos años que distintas instituciones, órganos de gobierno, universidades, organizaciones internacionales y empresas privadas pusieron en marcha un plan para reintroducir a dicho mamífero a la región norte de nuestro país. El Servicio Nacional de Parques de Estados Unidos donó 23 ejemplares en 2009 a la Reserva de la Biosfera de Janos en Chihuahua, donde los bisontes se reprodujeron y actualmente suman 200 individuos. Estos mamíferos están adaptados a climas severos. A pesar de la gruesa mata de pelaje que les recubre todo el cuerpo, estos animales también están equipados naturalmente para sobrevivir a calores extremos, como los que existen en esta zona de México. Ahora, las autoridades se preparan para seguir con su reintroducción en otras zonas del noroeste mexicano.

Autor entrada: Patricia Miros