El arte de la contemplación

El arte de la contemplación

A lo largo de nuestra história como humanidad, nos hemos enfrentado a diferentes hechos históricos y las consecuencias de estos suelen ser devastadoras, esto sí nos referimos a las guerras, hambrunas, desastres naturales e incluso la que vivimos actualmente desde el 2020, la pandemia por el COVID-19.

Estos más que sólo ser hechos históricos, deberían servirnos para reflexionar un poco más acerca de nuestra existencia y de lo que estamos haciendo con ella; la mayoría del tiempo y me atrevo a decir que mas las personas que están envueltas en el ámbito laboral, viven más de prisa, trabajan para sobrevivir sin darse un tiempo para su familia, hobbies o para ellos mismos.

Nos pasamos viviendo la vida tan de prisa, que nos cuesta fijarnos en los pequeños detalles que la vida misma nos brinda, así sea lo más “mínimo” que pueda ser.

Pongamos de ejemplo a alguien que va de día de campo con su familia, están en un parque, comiendo algo, mirando a sus hijos jugar, pero el solo piensa en los pendientes, trabajo acumulado, deudas por pagar y en que estaría siendo más productivo estando trabajando que ahí con su familia; no digo que querer ser responsable sea malo, pero pensemos en qué pasa con esa distracción del estrés que puede tener y no lo ve por estar pensando en lo que no ha hecho ese día. El hombre no se detiene a sentir el viento, a escuchar las risa

s de su familias, no se atreve a degustar con claridad la comida.

Y eso nos pasa a muchos, nos olvidamos de que la vida es más alla de solo trabajar, que hay muchas cosas que contemplar, que el simple hecho de darse tiempo a uno mismo como persona te puede ayudar a relajar tu mente y a sentirte mejor contigo mismo.

Recordemos que si no se vive hoy, ya no se vive nunca, por que la vida no se repite dos veces, y no hay dos cosas que pasen de la misma manera dos veces. Vivamos contemplando y contemplandonos, hagamos de vivir un arte y saquemos lo más bello que podamos de eso.