Educación a Distancia en México: La realidad que no esperabamos

La pandemia por covid-19 trajo nuevos retos para la educación. Hace unos días se comunicó de manera oficial que, ante la emergencia sanitaria, el ciclo escolar iniciará el 24 de agosto en la modalidad de educación a distancia, mediante los canales Televisa, TV Azteca, Imagen y Milenio. El secretario de educación, Esteban Moctezuma, declaró que regresar a clases “sigue siendo una actividad de alto riesgo”, por lo que se ha optado por transmitir clases por televisión.

Si bien, la educación es un derecho de todos, muchos niños y jóvenes no podrán recibir estas clases, pues no cuentan con acceso al servicio

. Ante esto se han incluido otras modalidades: radio (en 20 lenguas indígenas), libros de texto gratuitos y cuadernillos de trabajo. No es una situación sencilla, queda todavía la interrogante de si los estudiantes pueden adquirir los conocimientos esperados mediante estos contenidos, y si todos podrán acceder a ellos.

La pandemia ha mostrado la precariedad del sistema educativo y la falta de servicios de telecomunicaciones (ni hablar de los servicios básicos). ¿Cómo se solucionarán los casos de población rural y de los sectores en pobreza y desventaja social? En Oaxaca, por ejemplo, muchos maestros se han opuesto a la educación a distancia afirmando que no todos los alumnos podrán acceder a ella porque muchos no cuentan con señal de televisión, a pesar de que el secretario de educación ha mencionado que se espera que la mayoría de estudiantes tengan acceso a clases y material para la educación. Por otra parte, es necesario recordar que esta situación es temporal y que las actividades irán reanudándose según disminuya el semáforo de riesgo; también que debemos protegernos y proteger a los demás, evitando, de ser posible, salir de casa.

Autor entrada: Patricia Miros