Día de Muertos en tiempos de pandemia

Día de Muertos en tiempos de pandemia

En México gran porcentaje de la población lleva a cabo esta tan tradicional celebración con distintos elementos característicos de cada región. Celebración cuyo origen data en tiempos donde los pueblos rendían culto a sus dioses para asegurar su vida, colocándoles ofrendas.

Actualmente esta tradición en los hogares mexicanos lo celebran elaborando hermosos altares, creativas calaveritas, preparando la comida que en su momento fue la favorita del familiar que en estas fechas se recuerda con mucha nostalgia y cariño.

Esta tan colorida y simbólica tradición inicia con la llegada de los muertos el día 28 de octubre y finaliza el 2 de noviembre; en distintas zonas de México se menciona que el día 28 de octubre  se destina la celebración  a quienes  fallecieron a causa de un accidente, el 29 a quienes fallecieron ahogados, 30 y 31 de octubre se espera la llegada de las almas de niños que no recibieron el bautizo y que no tienen familia que los recuerde, finalmente los días 1 y 2 de noviembre  se tiene la llegada de los difuntos adultos, por mencionar algunos datos importantes de esta tradición.

Sin embargo, hoy en estos tiempos tan complicados en los que la sociedad lucha día a día por ponerle fin a esta pandemia, más que celebración “el día de muertos” será un día en el que las diferentes familias del país en lugar de celebrar rindan homenaje a aquellos integrantes que se han ido y que la puerta del dolor y el luto aun no se han cerrado.

 El COVID- 19 es una realidad aun presente, sus consecuentes efectos se ven reflejados en la cantidad de fallecidos de cualquier edad, profesión, religión, estrato social, etc. Para expertos en el área de Ciencias Sociales y Humanidades esta festividad también llamada “Día de todos Santos” debe de complementar su significado en esta tradición y de la misma manera estar consientes a la idea de que este virus nos acerca a una nueva idea de muerte.

Suena triste el argumento y más aun sabiendo que por esta enfermedad muchas de las tradiciones se han visto afectas, como lo es la visita a panteones en donde se tiene la creencia de que en esos días podemos compartir la música favorita y sentir cerca nuestros fieles difuntos.

Las restricciones sanitarias han impedido despedir a nuestros difuntos como se merecen y ahora arrebatan la posibilidad de reencontrarse con ellos, haciendo que las familias trasladen sus tradiciones a el interior de su casa, viviendo de manera íntima y simbólica este reencuentro con los seres que han dejado este mundo terrenal; colocando en sus altares fotografías de dichos difuntos.

Como se sabe, esta tradición ha permanecido latente por muchos años, y

a que esta tan característica celebración de la muerte se ha ido sembrando de generación en generación. Afirmando que para nosotros los mexicanos no es una burla a la muerte si no más bien es alegría porque nuestros difuntos regresan, conmemorarla nos genera un sentido de unión, conexión familiar, con lo que somos.

Fuente: Tec Noticias