Depresión en los adolescentes, ¿se puede prevenir?

Lamentablemente este trastorno afecta cada vez más a una generación que pareciera no encontrar su lugar en el mundo, y no, no es una debilidad o algo que se supere con fuerza de voluntad, la depresión puede tener consecuencias graves y generalmente requiere tratamientos a largo plazo.

Hay que entender que algunos problemas como la presión en la sociedad, las expectativas académicas y los cuerpos que cambian pueden ocasionar muchos altibajos en los adolescentes.

La manera de detectar la depresión son por los cambios emocionales como: tristeza, llanto sin razón aparente, frustración o sentimientos de ira, incluso por asuntos menores, sentimientos de desesperanza o vacío, estado de ánimo irritable o molesto, pérdida del interés o del placer en las actividades cotidianas, autoestima baja, sentimientos de falta de valoración de sí mismo o culpa, fijación en fallas pasadas o autoinculpación o autocrítica excesiva, sensibilidad extrema al rechazo o al fracaso, y excesiva necesidad de aprobación, dificultad para pensar, concentrarse, tomar decisiones y recordar cosas, sensación continua de que la vida y el futuro son sombríos y desalentadores, y por último pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.

También se puede observar en los cambios de comportamiento, por ejemplo: cansancio, insomnio o dormir demasiado, disminución del apetito y pérdida de peso, o aumento de antojos de alimentos y aumento de peso, consumo de alcohol o drogas, agitación o inquietud: por ejemplo, caminar de un lado a otro, retorcer las manos o ser incapaz de quedarse quieto, disminución de la agilidad mental, la rapidez del habla o los movimientos corporales, quejas frecuentes sobre dolores de cabeza y dolores de cabeza inexplicables, aislamiento social, mal rendimiento escolar o ausencias frecuentes a la escuela, etc.

Es importante que desde que somos pequeños los adultos nos hagan sentir a salvo de cualquier comentario hiriente que pueda afectarnos por el resto de nuestras vidas, nos empezamos a formar como personas y ya sea que nosotros seamos los que recibimos los comentarios o los que digamos cosas que puedan afectar a otra persona, creo que como adultos hay que enseñar a los pequeños a valorarse y a que valoren, que se respeten y que respeten, porque uno cuando algunos cuando crecemos nos quedamos con esa espina que no nos deja avanzar. No todos tenemos a alguien que nos digan lo maravillosos que somos, no todos tenemos la oportunidad de ser salvados de ese hoyo en el que estamos. Todas las vidas son valiosas, nadie merece torturarse por algo que pasó desde su infancia y que ahora necesita medicamentos para no pensarlo.

20" srcset="https://i1.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/08/depression-672x420.jpg?resize=672%2C420&ssl=1 672w, https://i1.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/08/depression-672x420.jpg?resize=300%2C188&ssl=1 300w" sizes="(max-width: 640px) 100vw, 640px" />

 

 

 

 

 

Autor entrada: Monika Peredo