Demonios, samuráis y una Dororo

En un Japón antiguo, donde no era ni siquiera una nación, existió un señorío cubierto de desgracia. ¿Qué hacer para arreglarlo todo, tener una mejor vida y sobre todo por más poder?

El padre de Hyakkimaru es un ambicioso guerrero que concede a 48 demonios (12 en el anime), 48 partes del cuerpo de su hijo recién nacido a cambio de que le otorguen el dominio de Japón. Hyakkimaru es abandonado a su suerte por orden de su padre, tras esto lo rescata un doctor que consigue reconstruirlo con prótesis de madera. Cuando se hace mayor, Hyakkimaru decide recuperar sus 48 partes perdidas, venciendo a cada uno de los demonios con los que pactó su padre. En su búsqueda se le une Dororo, una pequeña ladronzuela huérfana.

Este anime fue estrenado a principios de año y apenas hace una semana terminó, con 24 capítulos de media hora, dieron vida nuevamente al manga del gran Osamu Tezuka, siendo considerado, no solo como el rey, si no como “El dios del manga”. Dentro de sus obras también se encuentran Astroboy, Dr. Black Jack, entre muchas otras. Inclusive fue director de varios de los primeros animes.

Volviendo a Dororo, es un anime no necesariamente innovador, pero que sin duda tiene muchísimo que ofrecer, inclusive es una de esas excepciones a la regla de “el libro (en este caso manga) es mejor que la película (anime aquí)”.

La animación resulta una serie de altibajos, pero sin duda gozaras en las partes donde esta ha sido tratada con cariño, ya que verdaderamente logra hacerte sentir la calma de los momentos pacíficos y la adrenalina de las batallas.

También los personajes resultan una maravilla, pues casi literalmente, los que mueven la historia son una piedra que no habla, oye ni siente absolutamente nada, en forma de humano, y una niñita vándala. Inclusive los personajes secundarios (recurrentes) resultan interesantes y de algún modo, terminas disfrutándolos, tomándoles cariño y te enamorara cada paso de su viaje.

Puede que como dije antes, haya partes de la animación que no te convenzan o personajes que son puro relleno, incluso cabe la posibilidad de que haya algo del final que no termine de acomodar, pero Dororo lo tiene todo para ser uno de los mejores animes de este año, y seguramente uno de esos que no serán olvidados entre el montonazo de anime que se producen en la actualidad.

7/adaptacion-dororo.png" alt="" width="559" height="846" srcset="https://i1.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/07/adaptacion-dororo.png?w=559&ssl=1 559w, https://i1.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/07/adaptacion-dororo.png?resize=198%2C300&ssl=1 198w" sizes="(max-width: 559px) 100vw, 559px" />

Personalmente, me encantó, y lo digo de manera objetiva, como alguien que lleva ya varios años viendo todo tipo de anime, sin duda haber dado vida a un manga de hace 80 años, nuevamente, fue una buena idea y sobre todo una adaptación excelente.

Autor entrada: Sofía Pereyra