¡Cuidado, ratones al volante!

¡Cuidado, ratones al volante!

Así es, debes de tener mucho cuidado, pues al parecer las ratas resultan ser unas hábiles automovilistas, aunque suene descabellado y nos recuerde a alguna película de infantil, es real, los ratones pueden conducir.

Esto fue demostrado en un estudio hecho en la Universidad de Richmond, Virginia, Estados Unidos, dirigido por la investigadora principal, Kelly Lambert, cuando se diseñó y creó un automóvil especial para ratones.

El pequeño vehículo constituido por una caja transparente de plástico, un suelo de aluminio y tres barras de cobre, que funcionaban a modo de volante, además de varias galletas de cereales como recompensas fueron suficientes para llevar a cabo revelador experimento.

Al parecer el cochecito permitía que al momento en que la rata tocase una de las barras de cobre, el animalito funcionase como conductor para completar un circuito eléctrico, y, por lo tanto, que el transporte avanzase hacia la izquierda, derecha o al frente.

Para la investigación fueron usados seis hembras y once machos, todos entrenados y listos para conducir, las cuales fueron puestas en espacios de hasta 4 metros cuadrados, donde colocaban las recompensas en diversos puntos, cada uno mas complicado que el anterior.

Al final los investigadores notaron que los animalitos eran capaces de crear nuevas rutas y crear, no solo variaciones de rutas anteriores, si no que inclusive eran capaces de crear rutas nuevas sin importar que tan distante estuviese la recompensa.

Hay que resaltar que todo este estudio tiene como meta evaluar es estrés en los ratones, y hallaron que tal y como en los seres humanos, los ratones presentan menos estrés al aprender nuevas habilidades, inclusive, funciona como un relajante para ellos.

Esto fue mucho más notorio cuando registraron y compararon la variación en las hormonas de estrés y relajantes en dos grupos de animales, pues en el grupo que aprendió a conducir, se veían niveles menores de estrés que en el

grupo en el que se metió a ratas en automóviles manejados a control remoto.

¿Quién lo diría? Hay animalitos que superan en habilidades del camino a los humanos, es su propia invención, un auto. Y a estos conductores en miniatura, no queda más que darles su licencia para conducir.