Analisis La Casa de Papel Parte 5 Volumen 1, lo bueno, lo malo y lo meh

Analisis La Casa de Papel Parte 5 Volumen 1, lo bueno, lo malo y lo meh

La Casa de Papel, esa ingeniosa serie de atracos producida originalmente por Atresmedia y después adquirida por Netflix ha llegado sin que nadie se lo imaginase a su quinta temporada, temporada que promete ponerle un cierre al épico robo de estos ladrones liderados por el Profesor y conocidos como La Resistencia y para lo cual ha sido divida en dos partes.

Pero, ¿en verdad es tan buena esta temporada como para dividirla en dos o se trata de una mera estrategia de marketing?, a continuación analizamos lo bueno y lo malo de esta primera parte para descifrar el misterio.

 

Lo Bueno

Netflix no solo es un servicio de streaming, sino también una maquina de ganar suscriptores y hacer dinero y para eso sabe que debe darle a su audiencia lo que pide, es por eso que en esta quinta temporada le da un cierre a uno de los personajes que el fandom venía odiando desde hace tiempo: Tokio. Y es que aceptémoslo, todas las cosas malas que le ocurren a los protagonistas son en gran medida consecuencia de las pésimas decisiones que toma Tokio durante toda la serie, es por eso por lo que el verla llegar a su final representara un gran alivio para muchos.

Otro de los personajes más odiados y del que parece que al fin se deshicieron sus protagonistas, al menos temporalmente, es Arturito, este cleptómano acosador cuyo único fin es sacar el mayor provecho de la situación para beneficio propio le ha hecho pasar varias calamidades al grupo desde la primera temporada y ahora por fin parece que ha caído en un estado total de coma.

También hay que rescatar la inversión que ha hecho Netflix en esta temporada, donde la producción ha tirado la casa por la ventana para darnos algunas secuencias de acción que no podríamos tener de otra forma.

Lo Malo

Mucha acción y poco ingenio, uno de las cosas que conquisto a la audiencia en un principio, era el ingenio que mostraban los personajes, el Profesor parecía estar siempre por delante y tener un plan b para todas las posibles situaciones, acá ese ingenio se ha dejado de lado y ha sido sustituido por secuencias de acción interminables que ponen en jaque a los protagonistas. Unas secuencias de acción que dicho sea de paso resultan en algunos momentos excesivas y poco creíbles.

Hay nulo desarrollo de los personajes, sí es cierto, vamos en la quinta temporada y ya conocemos de fondo a todos los protagonistas, pero eso no quita que no puedan seguir desarrollándose a través de diálogos y situaciones. Sin embargo, al tenerlos a todos atrincherados y disparando metralletas todo el tiempo es difícil que se le de alguna importancia a sus historias, encima de eso quieren hacer que nos importen personajes por los que ha estas alturas ya no vamos a tener ningún cariño porque no hay tiempo para desarrollarlos, como Manila, la prima transexual de Denver y su repentino enamoramiento hacia él.

Otras tramas como la inspectora Sierra capturando al profesor que prometía un gran jaque en esta temporada o la relación de Tokio con su exnovio, que se nos vendió con bombo y platillo, quedan pobremente plasmadas y resueltas en la pantalla.

ent/uploads/2021/09/la-casa-de-papel-patrick-criado_1.jpg_208634212.jpg?resize=300%2C167&ssl=1 300w, https://i2.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2021/09/la-casa-de-papel-patrick-criado_1.jpg_208634212.jpg?w=480&ssl=1 480w" sizes="(max-width: 300px) 100vw, 300px" />

Lo Meh

El actor Pedro Alonso se gano el cariño del público con su carismática interpretación de Berlín, es por eso por lo que traerlo de vuelta a modo de flashbacks en la tercera temporada se sentía como algo natural, pero alargar su historia al grado de mostrarnos la relación con su hijo, que al menos en esta primera mitad de temporada no aporta nada, ha sido excesivo. Encima el personaje parece cada vez más desdibujado de su personalidad inicial y Patrick Criado como su hijo tiene nulo carisma, esperemos que por lo menos en la segunda mitad de temporada tenga algún aporte esta subtrama para sentir que recuperamos el tiempo perdido con esa historia.