5 extraños trastornos mentales que probablemente no conocías

Síndrome de Stendhal

Este ocurre en personas que son realmente emotivas ante obras de arte, museos y fue nombrado así por un escritor francés en 181. Se manifiesta cuando a un individuo tras ver monumentos o piezas artísticas siente sensaciones como mareos, vértigos, llegado a experimentar llanto e histeria o inclusive en casos más extremos desmayos al presenciar las obras.

Síndrome de Ekbom

Se puede asimilar con personas que sufren de esquizofrenia, ya que la persona que lo padece puede creer que tiene cualquier tipo de insectos metidos dentro de su cuerpo, provocando picazón o molestias que llegan hasta que se mutilen las partes del cuerpo donde sienten esa horrible sensación.

Síndrome de Estocolmo

Este término se utilizó por primera vez en 1973. Claro, si éste, los que hemos visto “La casa de papel”, entenderemos un poco más este trastorno, ya que sucede cuando en una situación de secuestro algunos de los rehenes pueden sentir un tipo de conexión con sus raptores y se enamoran de ;  Aunque no solo puede englobar a los secuestradores, también con mujeres que a pesar de tener una pareja sentimental que las maltrata de muchos aspectos, siguen con él y lo defienden a capa y espada.

Paramnesia reduplicativa

Aquí se presenta otro caso extraño en donde una persona puede estar en cualquier lugar y en algún momento del día, estando presente en el mismo lugar, no percibe el mismo entorno, como si estuviera en algún otro lugar, pero con las mismas cosas. Fue identificado por primera vez en 1903 cuando pensaban que la persona que padecía este trastorno, sufría Alzheimer.

Síndrome de Capgras

.com/wp-content/uploads/2020/02/capgras.png" alt="" width="500" height="285" srcset="https://i0.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2020/02/capgras.png?w=500&ssl=1 500w, https://i0.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2020/02/capgras.png?resize=300%2C171&ssl=1 300w" sizes="(max-width: 500px) 100vw, 500px" />

Sucede cuando una persona ve como impostores a gente que usualmente recurre, ya sean amigos o familiares, aunque pasa más con familiares. Esta persona cree que alguien más está en el cuerpo de su hijo, por ejemplo, solo porque su cerebro piensa en que fueron sustituidas o poseídas por alguien más, tratándolos como totales desconocidos.

Autor entrada: Monika Peredo