Ventajas de tener un huerto en casa

Verticales u horizontales, en cajas de leche, botellas, latas, bolsas… algunas plantas para un huerto casero entran en todas partes. Además del entretenimiento, tener uno exige mucho de nuestro ingenio. Algunas veces no pensamos en los pesticidas y demás sustancias químicas que se utilizan en el cultivo de frutas y verduras, pero cada vez hay más conciencia del daño que éstas provocan en nuestra salud. Los alimentos frescos no deben faltar en nuestra dieta diaria, y por eso los huertos caseros son una alternativa para producir nuestros propios alimentos y experimentar cómo se realiza el cultivo.

Semillas, guantes, recipientes, agua, un espacio iluminado, compromiso y mucha paciencia son algunos de los materiales necesarios. Crear tu huerto en casa ayudará a aliviar el estrés y las preocupaciones, además de que siempre resulta divertido. Te puedes levantar por la mañan

a, cuando los rayos del sol comienzan a iluminar, y observar cómo han brotado las pequeñas plantas, el espacio se va llenando de vida. Además de ser un apoyo económico a largo plazo, un huerto nos ayuda a llevar una dieta más saludable, y a convertirnos en ciudadanos responsables y comprometidos con el medio ambiente.

Por suerte, en internet existe variedad de videotutoriales y páginas con consejos y recomendaciones para crear un huerto en un espacio pequeño. Muestran cómo hacerlo paso a paso, desde elegir un sitio y las semillas más aptas según la época, hasta cómo sacar mayor provecho de la cosecha. Así que cuando no sepas qué hacer, puedes buscar en la red cómo crear uno desde cero, conseguir los materiales, sembrar, y con el tiempo verás cómo te conviertes en un experto. Además de sentirte mejor, ayudarás a tu bolsillo y a tu cuerpo.

Autor entrada: Patricia Miros