Trastornos Psicológicos en el Cine

El cine y las enfermedades mentales podrían considerarse todo un subgénero, si bien es un gran reto y una complicada combinación para los directores, algunos terminan por crear obras de arte muy bien acertadas que reflejan a la perfección los padecimientos de sus protagonistas.

A continuación te presentamos algunas de las películas más celebres de esta sutil mezcla.

Yo Soy Sam

Sam nos conmueve con su historia, un hombre tierno, inocente y lleno de amor, quien es padre de Lucy. Sam padece un retraso mental leve y complementa su cuadro con ciertos comportamientos autistas,  él debe luchar por recuperar la custodia de su hija dado que las autoridades se cuestionan de su capacidad para educarla.

Sean Penn en su papel de Sam refleja de forma adecuada los síntomas asociados con estos trastornos. El protagonista no sólo vive en su propio mundo, también tiende a ser antisocial, curioso, con una gran dificultad por aprender e incapacidad para responder los cuestionamientos que se le hacen.

La cinta basa su hilo narrativo en la lucha de estas personas por adaptarse a una sociedad que no se esfuerza por comprenderlos, y en como los lazos familiares pueden sortear cualquier adversidad. ¿La has visto?, te reto a no llorar.

El Maquinista

Trevor Rasnik es un hombre que trabaja como operario en una fábrica, presenta un aspecto físico muy peculiar con una delgadez extrema, ojeras, ojos rojos, postura encorvada y con hombros caídos como si cargara un peso sobre sus hombros, uno de sus síntomas es llevar un año sin dormir, mientras que la fatiga lo ha llevado a su gran deterioro físico y mental.

¿Cuál es la causa de estos males?, un accidente automovilístico que lo llevo a sufrir trastorno de estrés postraumático. Este trastorno lo presentan algunas personas después de haber vivido o presenciado un acontecimiento impactante, terrorífico o peligroso como lo fue en el caso de Rasnik.

Christian Bale nos entrega uno de sus papeles más camaleónicos para reflejar a la perfección los padecimientos de Rasnik. ¿Has vivido algo tan fuerte en el que tu cerebro por defensa propia, prefiere eliminar lo vivido?

La Naranja Mecánica

Una historia que se desarrolla en el Reino Unido en un futuro distópico marcado por la violencia y el autoritarismo. Protagoniza Alexander Delarge, quien lidera una banda de jóvenes marginados (Los Drugos) que esparcen el caos a través de actos de violencia.

La naranja mecánica reflexiona sobre temas como la delincuencia juvenil, la psiquiatría, el libre albedrío y la corrupción moral de las autoridades.

Todo el caos que provocan los Drugos, en especial Alex, es un claro ejemplo del trastorno antisocial de la personalidad. Los que viven este trastorno no muestran ninguna consideración por lo bueno y lo malo, e ignoran los derechos y sentimientos de los demás de manera sistemática. Estas personas tienden a oponerse a los demás, manipularlos, tratarlos duramente o con una cruel indiferencia. ¿Eres lo suficientemente fuerte para vivir esta aventura?

El Resplandor

Un clásico del terror, el resplandor nos trae como protagonistas a Jack Torrance, su esposa Wendy, y su hijo de 5 años Danny. Jack es un escritor alcohólico en recuperación, con problemas de ira que le ocasionaron golpear accidentalmente a un estudiante y le rompiera el brazo a su propio hijo, perdiendo su posición como maestro.

La cinta se lleva a cabo principalmente en el embrujado Overlook Hotel, lugar donde Jack se vuelve cada vez más inestable, al punto de perder totalmente los estribos.

Sus síntomas apuntan a que Jack tiene síndrome de amok, el cual consiste en una repentina explosión de rabia y locura, que provoca que quien la padezca corra alborotadamente con un arma y asesine indiscriminadamente, sin importar si es un familiar, conocido o extraño; cuando la explosión de rabia llega a su fin, el paciente queda inmovilizado y amnésico. A la fecha la actuación de Jack Nicholson en esta cinta sigue llenándolo de elogios.

Sybil

Película basada en el caso real de Shirley Ardell Mason. La estudiante de arte en la Universidad de Columbia, Sybil Dorsett, suele perder la noción del tiempo, despertando en otros lugares, haciendo cosas que cree no poder hacer, dibujos, pinturas, idiomas, heridas, etc.Todo esto la llevó a pedir ayuda con la psiquiatra, la doctora Wilbur, quien a lo largo de cada sesión va conociendo de sus diferentes personalidades y descubrir el porqué de t

odas ellas.

En el trastorno de personalidad múltiple, se pueden presenciar dos o más identidades, raras veces más de diez, como pasaba con Sybil. Tomando el control de la conducta de una persona de forma recurrente, teniendo cada una de ellas recuerdos, relaciones y actitudes propios.

Autor entrada: Enrique Portilla

Amante de la actividad física recreativa y deportiva. Patinador desde hace 6 años y comprometido con la salud física hace 3.